Mejor calificación trae más compromisos: S&P

Joydeep Mukherji, el hombre a cargo de evaluar a Colombia dentro Standard and Poor’s habló con EL TIEMPO y explicó las razones que llevaron al país a obtener la calificación más alta de su historia.

Joydeep Mukherji, analista de S&P.

Archivo Particular

Joydeep Mukherji, analista de S&P.

POR:
abril 25 de 2013 - 04:02 a.m.
2013-04-25

La reducción de la vulnerabilidad a los choques externos y el aumento en la capacidad de crecimiento económico a largo plazo estuvieron entre las principales razones para subir la calificación de la deuda del Gobierno colombiano por la agencia Standard and Poor’s (S&P).

La noticia en Colombia provocó varias reacciones, mientras el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, sostuvo que es voto de confianza para la economía nacional, Sergio Clavijo, presidente de Anif, hizo reparos y dijo que el Gobierno hace mal en ganar indulgencias con un superávit que se originó en falta de ejecución del gasto”.

Sin embargo, es indudable que el aumento de la calificación traerá más beneficios. Y es que durante 12 años, hasta el 2011, prestarle dinero a Colombia se consideró ‘especular’ y no ‘invertir’.

Joydeep Mukherji, el hombre a cargo de evaluar a Colombia dentro Standard and Poor’s habló con EL TIEMPO y explicó las razones del aumento en la nota que pasó de BBB- a BBB, la más alta que ha tenido Colombia en toda su historia y con lo cual quedó en el mismo nivel de economías como la de Brasil y a la de México.

El analista indicó que el país sigue a aprueba, pues así como en la escuela, en la medida que sube la escala cada año el examen es más exigente y el país se debe acoplar a esas nuevas exigencias.

¿Qué vieron ustedes en el país que propició el aumento de la calificación?

Por un lado se ha visto una mejora notable en la fortaleza económica del país, estoy hablando de crecimiento económico, de salud de las finanzas públicas, del nivel de inversión como porcentaje del PIB de la economía, que es casi del 30 por ciento, un nivel muy alto en cuanto a los estándares de América Latina.

Por otro lado, los avances en el sector de seguridad, el país es mucho más seguro que hace cinco años y el nivel de confianza de la gente ha aumentado y eso también tiene impacto sobre la inversión y el consumo.

Muchos critican que mientras el sector petrolero crece, la industria no despega ¿Qué opinión tiene sobre esto?

Yo diría que los recursos naturales pueden ser una bendición o una maldición para un país, todo depende de cómo el Gobierno.

Solo para dar un ejemplo, ustedes tienen como vecino un país que tiene mucho más petróleo que ustedes, que es Venezuela, y obviamente la historia triste de Venezuela dice que el petróleo puede ser una maldición si el Gobierno tiene políticas que son procíclico y se gasta todos los excedentes.

Pero también está el caso de Chile, que aunque tiene una dependencia muy alta del cobre, ha sido capaz de aprovechar este recurso natural para fortalecer la economía para desarrollar otros sectores, mejorar la calidad de la educación, la calificación de la mano de obra y construir infraestructura, que ustedes en Colombia todavía no la tienen desarrollada.

¿Cómo evitar esa maldición?

Hay políticas disponibles en cualquier gobierno para aprovechar la bonanza de cualquier sector, sea petróleo, cobre o cualquier cosa.

Obviamente si hay un sector que es muy importante esto va a tener impacto y va a tener secuelas, pero el problema no es como evitar las consecuencias, sino como aprovechar las oportunidade.

Colombia debe hacer más inversión en infraestructura, porque mandar una cosa de Bogotá a Barranquilla cuesta igual que mandar de Barranquilla a Houston.

Las políticas están disponibles para cualquier gobierno, no es que Colombia no pueda hacer nada, sí puede hacer algo para mejorar.

¿En ese sentido, cuáles son los retos que tiene Colombia para poder alcanzar niveles como Chile, por ejemplo?

Si uno compara a Colombia con Chile, hay una brecha muy importante entre estos dos países en la flexibilidad fiscal.

Esto quiere decir que si hay una tormenta afuera como la que hubo en el 2008 un país como Chile tiene mucha más flexibilidad, más colchón para absorber el impacto del choque, porque Chile tiene una disciplina fiscal desde hace muchos años y tiene ahorros que le permite no emitir bonos en caso de haber un déficit fiscal.

Colombia, por supuesto, no está en el mismo grado de Chile porque tiene más deuda como porcentaje del PIB y también el país apenas ha empezado con un marco fiscal, y apenas en el 2012 empezó a funcionar la nueva Ley de Regalías que le permitirá para ahorrar dinero durante los años de vacas gordas para invertirlo en época de vacas flacas.

¿Entonces los retos futuros se centran en el ahorro?

Para la estabilidad económica y continuidad en las políticas del Gobierno es muy importante el ahorro nacional. Una vez que se aplique la regla fiscal, el Gobierno tendrá que poner los excedentes en un fondo de estabilización, esto va a comenzar desde el 2014, pero los gobiernos locales y regionales ya han empezado con esto, porque la Ley de Regalías estableció un fondo para los excedentes.

Con esto, en lugar de un paro brusco en la inversión, la próxima vez que ocurra un declive en la economía, el sector público tendría más capacidad para mantener sus inversiones. Estabilidad en el crecimiento es clave para el desarrollo del país.

¿Cuál es el panorama económico que se percibe de Colombia en Estados Unidos?

Se vislumbra un momento económico interesante, hay disciplina fiscal, confianza, credibilidad en el Banco de la República, más inversión extranjera que nunca, uno puede imaginar un crecimiento estable. Hay una posibilidad de salir de un conflicto de casi cinco décadas y eso puede ser un cambio muy importante para el país.

No quiero decir que sólo hay un camino y que este es positivo, también hay riesgos, todavía hay mucha gente en la selva con armas, todavía no hay un acuerdo de paz, todavía Colombia es un país con mucha pobreza, con unas comunidades que están casi afuera de la red económica, hay problemas de infraestructura que no van a resolverse dentro de dos o tres años, es una tarea de muchos años y en términos de desigualdad Colombia continúa siendo uno de los peores a nivel mundial.

Todavía hay una agenda pendiente de cosas sociales y políticas que pueden ser obstáculos en el camino.

¿Cómo ven a Colombia frente a la región?

Desde hace algunos años los Gobiernos colombianos han avanzado en políticas de apertura., políticas más amigables a los mercados. Las empresas estatales no tienen ventajas sobre las empresas privadas porque las reglas de juego no tienen sesgo hacia el sector público ni hacia empresas locales; es una cancha equilibrada, eso es muy bueno y por eso ha recibido tanta inversión extranjera.

Si ves en Venezuela, Ecuador, Argentina, Bolivia y Brasil, sobre todo Brasil, la tendencia en la última década ha sido la opuesta. La mayor parte de los vecinos de Colombia han aplicado una política para dar una ventaja al sector público en unos sectores claves de la economía, mientras que Colombia, al igual que Chile, ha ido en el otro sentido.

¿Cómo ve el futuro en el país?

Yo me pregunto si Colombia va a continuar con esta política o si va a implementar políticas para crear un sesgo hacia unas compañías locales.

Todavía no he visto ninguna señal de esto y el Gobierno ha sido claro, pero es una pregunta que me hago para el futuro, dado el hecho de que Colombia ha hecho tantas reformas.

Tenemos una perspectiva estable en la calificación de Colombia y eso significa que estamos esperando que se cumplan los desafíos porque ahora son más grandes. Es como en la escuela, en la medida que subes la escala cada año el examen es más exigente.

Álvaro Lesmes

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido