Menor dinámica se volvió el denominador común

Los grandes sectores de la actividad económica no se quejan de lo que les deja el primer trimestre de 2008, aunque en todos el común denominador es la desaceleración en los niveles de crecimiento.

POR:
mayo 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-08

Así lo evidencian tanto las cifras oficiales que se conocen parcialmente, como la percepción de los empresarios en sectores como el de la industria, la construcción, el comercio y hasta en las pequeñasymedianas empresas (Pymes).

Aun así, la situación no muestra señales de preocupación, pues la demanda sigue siendo aceptable, a pesar de que la expectativa de los consumidores han disminuido, según las diferentes encuestas.

Lo que sí preocupa es el crecimiento de las expectativas respecto a la imposibilidad de cumplir la meta de inflación para el 2008.

Industria crece, pero preocupa el corto plazo

Como en las demás actividades económicas del país, la industria manufacturera se ha desacelerado este año tras varios meses de alto crecimiento, aunque no se puede afirmar que el aterrizaje del sector productivo va a ser forzoso.

Las cifras del Dane muestran que la producción de la industria creció 8,79 por ciento en febrero, mucho menos de lo que aumentó en el mismo mes del año pasado, cuando se ubicó en 15,20 por ciento.

Para el primer bimestre del año, el crecimiento fue de 7,4 por ciento, un porcentaje mucho más optimista del 5,8 por ciento que registra la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (Eoic) que realiza la Andi entre sus afiliados.

En el informe de los industriales se advierte que el uso de la capacidad instalada del sector manufacturero se encuentra prácticamente en los mismos niveles de los últimos años y no ha sufrido un deterioro sustancial, lo que reflejaría que si bien la demanda no es vigorosa, si continúa avanzando en niveles positivos.

En los próximos días se empezarán a conocer los balances de las empresas del sector industrial y lo más probable es que aún reflejen incrementos importantes en ventas y utilidades.

Por ello, es preciso esperar más meses para saber si los factores anotados, en su gran parte originados por el comportamiento de la economía externa, impactan de manera sustancial las cifras empresariales.

Comerciantes optimistas en medio del realismo

A pesar de las cifras oficiales sobre el comportamiento del comercio minorista, los empresarios son optimistas aunque reporten menos ventas. En marzo del año pasado, el 49 por ciento reportaba aumentos en los negocios, mientras que para el mismo mes de este año ese porcentaje bajó a 39 por ciento.

Las reducciones en las ventas también se notan al pasar entre un período y otro, del 28 al 35 por ciento, dice el último reporte de Fenalco en la Bitácora Económica. El análisis de las cifras llevó a declarar como flojo el primer trimestre con una desaceleración de la dinámica mercantil. "El gremio llama la atención sobre la moderación del mercado de bienes durables".

Y pese al clima de reducción en las ventas, contrasta el optimismo reinante entre los comerciantes. El 61 por ciento afirma que su situación será mejor en los próximos seis meses. Hace un año eso lo respondió el 76 por ciento.

Pymes, los costos al alza

Para las pymes, el comienzo del 2008 se caracterizó por una necesidad de mejorar la dinámica de producción y la tendencia al alza en los costos de esta.

El sector dice que la pérdida de dinamismo en sus ingresos se presenta desde el cuarto trimestre del año pasado, según la medición (que toma las respuestas de 183 empresas manufactureras) que es elaborada por la Corporación para la Investigación Socioeconómica y Tecnológica de Colombia (Cinset), Acopi y la fundación Konrad Adenauer.

Entre los factores que justifican este proceso de pérdida de dinamismo, se resaltan tendencias como que sigue reinando la informalidad en el sector, que continúan latentes las dificultades para acceder al crédito y que falta competitividad en las pymes, las cuales deberían crecer este año a un ritmo del 5 por ciento.

El 60,7 por ciento de los empresarios consultados considera que son regulares las condiciones de acceso a capital de trabajo, mientras que el 50,8 por ciento cree que el acceso a créditos de largo plazono es el ideal. A pesar de esto, el 78,7 por ciento de las pymes mantuvieron o aumentaron su nivel de endeudamiento.

Siga bajando para encontrar más contenido