Mercado accionario, un llamado a la cordura | Finanzas | Economía | Portafolio

Mercado accionario, un llamado a la cordura

Hasta el 19 de mayo de 2006, el Índice de la bolsa de Valores de Colombia (IGBC) registró un descenso de 20 por ciento, respecto al cierre del mes anterior, con lo cual la variación en lo corrido del año se ubica en -7.67 por ciento. ¿Qué hay detrás de este comportamiento?(VER GRAFICOS)

POR:
mayo 20 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-20

Gran parte de esta corrección obedece a lo ocurrido en los mercados internacionales. En las últimas semanas, los inversionistas han centrado su atención en la posibilidad de incrementos adicionales en las tasas del FED, ante las presiones inflacionarias que podrían generar en Estados Unidos los altos precios del petróleo y otras materias primas y el efecto negativo que esto tendría sobre el crecimiento económico. Esta situación, que a su vez afectaría a Europa, Japón y otros países, ha provocado un incremento en la llamada ‘aversión al riesgo’, que se ha reflejado en una recomposición de los portafolios de los inversionistas, a favor de activos seguros. Por esta razón, se han liquidado posiciones en acciones, bonos y monedas de países emergentes para trasladarlos a otros activos, implicando una fuerte caída en los índices de las bolsas y una devaluación de las monedas frente al dólar. EN COLOMBIA Sin embargo, parecería que los precios de las acciones en Colombia han tenido una caída más pronunciada que la de otros países. A pesar de la fortaleza en los fundamentales: crecimiento económico superior al 5.3 por ciento para el primer trimestre de 2006 según los datos preliminares, inflación controlada y estable, bajas tasas de interés, buenos resultados empresariales y altos niveles de optimismo entre productores y consumidores, el IGBC se encuentra hoy en día por debajo de los niveles en los que cerró el año 2005. Al igual que en otros países del mundo, la incertidumbre internacional ha provocado una recomposición de los portafolios de los inversionistas colombianos, quienes han vendido activos en pesos (TES y acciones) para pasarse a dólares. En consecuencia, en lo que va corrido del año, el I-TES, que refleja el comportamiento de los papeles más líquidos del mercado, se ha desvalorizado un 5.29 por ciento, mientras que la tasa de cambio se ha devaluado un 7.09 por ciento. Pero en el mercado accionario, la corrección ha sido mucho más fuerte, e incluso mayor a la de otras bolsas del mundo. La pregunta es: ¿qué justifica dicho comportamiento y cuánto más podría prolongarse? Una de las explicaciones es que la caída ha sido profundizada porque en el mercado se venía observando, desde el año pasado, una creciente presencia de personas naturales y de inversionistas poco experimentados, quienes atraídos por la rentabilidad de la bolsa en el último año, compraron activamente acciones, con un criterio cortoplacista en la mayoría de los casos. Ante las fuertes caídas que se han registrado en mayo de 2006, estos inversionistas han salido a liquidar masivamente sus posiciones, profundizando el descenso. LOS MOVIMIENTOS Pero también desde el año pasado se venía observando un considerable incremento en las compras apalancadas, es decir, inversionistas que se endeudaron para adquirir acciones, bajo el supuesto de que el incremento en los precios compensaría el costo del crédito. Cuando el mercado va para arriba, dicho negocio es muy lucrativo, pero cuando hay caídas como las de la última semana, los inversionistas apalancados tienen dos alternativas: ajustar garantías bajo requerimento de la bolsa, o en su defecto, si deciden no hacerlo, vender sus posiciones, reforzando la tendencia negativa, lo que parecería estar ocurriendo con mayor frecuencia. Por último, la cercanía de las elecciones presidenciales es un factor adicional de nerviosismo para el mercado. De hecho, si observamos lo que pasó en el anterior período electoral (mayo de 2002), aún cuando inmediatamente después de la elección del presidente Uribe el IGBC tuvo un comportamiento negativo, fundamentalmente por lo que estaba ocurriendo en Brasil, el índice de la BVC se valorizó cerca de un 6 por ciento durante el mes siguiente y cerca de un 50 por ciento en todo el año. En consecuencia, si bien el descenso de la bolsa tiene su origen en el entorno internacional incierto, al cual se ha sumado además la posibilidad de incrementos adicionales en las tasas de interés del Banco de la República para evitar presiones inflacionarias en el año 2007, en Suvalor consideramos que ha habido una sobrereacción del mercado que debería corregirse. Basados en los fundamentales de la economía y en los resultados empresariales, nuestro pronóstico sigue arrojando una valorización positiva para el IGBC al cierre de 2006, que estimamos inicialmente entre un 20 y 25 por ciento. No obstante, también hay que tener en cuenta que existen riesgos de corto plazo que podrían implicar caídas adicionales en el mercado accionario. Sin embargo, hay que recordar que la inversión en acciones tiene que ser vista con criterio de largo plazo y que a la hora de tomar decisiones, es recomendable actuar con cautela y tener un horizonte de tiempo mayor a una semana o un mes. Recordemos que en términos anuales el IGBC todavía arroja una rentabilidad superior al 80 por ciento, lo cual implica que para muchos, ha sido una excelente inversión. En consecuencia, para quienes tengan la capacidad de aguantar el temporal y no necesiten la liquidez en el corto plazo, recomendamos guardar la calma y no tomar decisiones apresuradas. Gerente de Investigaciones Económicas de Suvalor

Siga bajando para encontrar más contenido