El mercado de capital privado de China atrae a reconocidos banqueros

El mercado de capital privado de China atrae a reconocidos banqueros

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

Algunos de los hombres de negocios con mejores contactos en Wall Street están cambiando sus lugares de privilegio por lo que esperan sea la próxima gran plataforma: el mercado de capital privado de China.

Las deserciones de Goldman Sachs Group Inc., Merrill Lynch & Co. y otras empresas probablemente intensifi quen la competencia entre los inversionistas occidentales y un nuevo conjunto de fondos especializados en la compra de empresas y gestionados en China. Las fi rmas extranjeras ya tienen difi cultades para alcanzar acuerdos en China a medida que Beijing se vuelve más cautelosa respecto al capital extranjero y busca formas de mantener empresas locales en manos chinas.

Al mismo tiempo, algunas de las fi rmas de Wall Street que han sufrido las defecciones están respaldando fi nancieramente las nuevas iniciativas de sus antiguos empleados. Al mantener lazos estrechos, esperan asumir papeles secundarios en acuerdos de inversiones de capital privado en China, una propuesta menos lucrativa pero que garantiza que no se perderán parte de la creciente actividad en ese país.

"Las marcas extranjeras y sus redes internacionales han demostrado, por lo menos hasta ahora, ser de importancia secundaria en el mercado chino", señala Ludvig Nilsson, socio ejecutivo de Jade Invest, una firma de consultoría que se especializa en inversiones privadas de capital en China con ofi cinas en Beijing y Shanghai.

Las recientes defecciones incluyen a Wilson Feng, ex banquero de Merrill Lynch que dejó la firma en febrero. Feng recibe un trato respetuoso de los negociadores de la región porque allá se cree que está casado con una funcionaria del Partido Comunista de China.

Feng no pudo ser contactado para este artículo. Merrill Lynch declinó comentar sobre el tema. Feng, ex presidente de la unidad de banca de inversión en China de Merrill Lynch, ha establecido en meses recientes dos nuevos fondos de compras apalancadas, según fuentes al tanto.

Por su parte, Temasek Holdings Pte Ltd. está inyectando US$50 millones en un nuevo fondo administrado por Frank Tang, ex director del equipo de inversión en China de la misma Temasek. Tang, nacido en Shanghai, dejó Temasek el año pasado para fundar FountainVest, la cual está recaudando aproximadamente US$750 millones para su nuevo fondo.

A fi nes del año pasado, Fang Fenglei, socio en China de Goldman y ex colega del viceprimer ministro chino, Wang Qishan, dejó de lado sus obligaciones diarias en la empresa conjunta de valores de Goldman en China para establecer un fondo de US$2.500 millones con US$1.000 millones aportados por Temasek y US$300 millones por Goldman. Richard Ong, ex socio de Goldman, será el presidente ejecutivo del fondo.

Fang ayudó a Goldman a obtener negocios de suscripción de acciones en algunas de las mayores salidas a bolsa de China en esta década y a que el banco estadounidense asegurara un acceso sin precedentes al mercado doméstico de valores de China.

"La mudanza a las inversiones privadas de capital permite dejar una huella más profunda en los acuerdos", observa Victor Gao, traductor del difunto líder chino Deng Xiaoping y ex banquero de inversión de Morgan Stanley que está estableciendo un fondo chino de 10.000 millones de yuanes (US$1.500 millones) con Fang.

"Existe una fuerte demanda por profesionales talentosos que puedan guiar a las fi rmas por el proceso de dos o tres años desde una inversión de capital privado hasta los mercados de capital".

Los nuevos fondos que operan desde China representan tanto competencia como oportunidad para las fi rmas occidentales. Los bancos de Wall Street esperan servir como asesores de estos fondos, mientras que las fi rmas de capital privado buscan oportunidades de inversión con sus ex colegas.

En años recientes, los bancos de Wall Street encontraron en el mercado chino un lucrativo nicho de salidas a bolsa en el extranjero, pero esta actividad ha disminuido a medida que los mercados se han vuelto inestables. Por lo tanto, los bancos han puesto la mira en el capital privado. Sus brazos de inversión de capital privado buscan comprar participaciones minoritarias en empresas estatales y compañías nuevas del sector privado. Los acuerdos suelen tener valores de US$50 millones a unos US$200 millones. Este año, J.P. Morgan Chase & Co. contrató a un equipo para administrar US$750 millones de su propio capital para inversiones privadas en Asia, incluyendo China.

Aunque más pequeñas que los acuerdos de miles de millones en Norteamérica y Europa, las participaciones en compañías chinas pueden ser lucrativas. Sin embargo, las transacciones se han desacelerado debido a las preocupaciones en Beijing acerca del capital extranjero y las críticas de que los compradores occidentales recibieron términos demasiado favorables para comprar activos estatales.

La pregunta ahora es qué tan bien les irá a la nueva generación de fondos chinos. "La oportunidad es real, pero todavía no hay consenso sobre si estos renombrados banqueros de inversión podrán aprender cómo volverse inversionistas de calidad", dice James McGregor, fundador de JL McGregor & Co., firma independiente de investigación especializada en China.

Siga bajando para encontrar más contenido