Mercado de productos de lujo sentirá efecto de desaceleración económica, dicen expertos

La afamada marca Salvatore Ferragamo decidió aplazar el refuerzo a su presencia en América Latina por la crisis global que no da escape a las grandes promotoras de bienes y servicios de lujo.

POR:
noviembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-27

De esta manera, Carlos Ferreirinha, experto en la dinámica de este segmento en el mundo, explica la cautela y el desánimo que mueve a grandes, medianas y pequeñas corporaciones en todos los países.

"Ahora seguramente varias de las marcas están en la revisión de sus estrategias de largo plazo", anota. Y añade que lo más probable es que las inversiones se reduzcan.

Cree que hasta el momento las grandes marcas no han reconocido caídas en sus negocios por razones propias de la misma apariencia que está alrededor del lujo.

Sin embargo, asegura que no han resultado exentos de las bajas cotizaciones de las acciones y parte de la estabilidad la han obtenido gracias a su incursión en los mercados emergentes, más que en la reacción de sus clientes tradicionales, como los estadounidenses o los europeos.

Indicó que antes de la crisis se esperaba que el sector tuviera un crecimiento entre 12 y 14 por ciento. Sin embargo, como están las cosas, en Estados Unidos no sería raro que con el cierre de la Navidad pueda llegar apenas a un aumento de 2,5 a 3 por ciento en las ventas.

Incluso, pese a que los volúmenes de las ventas son superiores en los países con menor crecimiento, las previsiones apuntan a que en América Latina, incluido Colombia, el aumento en los negocios pueda estar en un mínimo del ocho por ciento.

El experto que acompaña a MasterCard en la campaña de impulso de su tarjeta de crédito premium Black en Colombia, destaca la dinámica del consumidor colombiano para hacerse a estas líneas, así sea en el segmento aspiracional. "En este mercado, no basta tener plata sino la disponibilidad para asumir la aventura de comprar".

Los nichos de mercado

Para Carlos Ferreirinha, experto en negocios del segmento de lujo, las ventas de bienes y servicios de lujo están sujetas a las emociones de quienes gustan de ganar status y reconocimiento con las grandes marcas y si la preocupación de quienes tienen capacidad para adquirirlas es que sus inversiones no van bien, seguramente las emociones solo estarán dirigidas a solucionar lo que les inquieta y, por supuesto, aplazarán las actividades y decisiones tendientes a darse gusto.

Siga bajando para encontrar más contenido