Mercado de valores se duplicó en tres años; expertos afirman que emisiones corporativas seguirán al alza

Especialistas consideran que en el 2011 se mantendrá el dinamismo de las emisiones corporativas, inc

POR:
diciembre 21 de 2010 - 11:29 p.m.
2010-12-21

Un crecimiento sustancial ha logrado el mercado de valores en Colombia en los últimos años, no sólo porque más inversionistas están llegando al sistema, sino porque la valorización de los activos ha sido elevada, en especial en las acciones.
Para darse una idea del auge que el mercado de capitales ha tenido, cabe mencionar que sólo los títulos desmaterializados en el Depósito Centralizado de Valores de Colombia (Deceval) sumaban al pasado 30 de noviembre 264,2 billones de pesos frente a 138,4 billones que había en el 2007.
Esto representa un aumento de 90 por ciento en tres años, y todo indica que la tendencia se mantendrá por fenómenos como una mayor oferta de opciones de inversión en el mercado y un crecimiento esperado de la demanda por parte de nuevos compradores.
Las cifras registradas no constituyen la totalidad del mercado de valores, pues no todos los papeles que se negocian están bajo el cuidado del Deceval.
No obstante, es una muestra importante de que los negocios están creciendo de manera acelerada.
Otro indicador que da una idea de la profundización lograda en los últimos años por el mercado de valores tiene que ver con los volúmenes de negocios de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).
Rodrigo Jaramillo, presidente de Interbolsa, dice que en el 2001, cuando comenzó a operar la BVC tras la integración de las bolsas de Bogotá, Medellín y Occidente, la rueda accionaria movía un millón de dólares diarios y esa cifra va en 100 millones, es decir, 200.000 millones de pesos al mes.
Se estima que el Deceval tiene bajo custodia alrededor del 60 por ciento de las acciones que se negocian la Bolsa de valores de Colombia (BVC).
En total un 50 por ciento de todos los títulos valores que se transan en el mercado están en el Depósito.
La lista de papeles que se incluyen en custodia la componen básicamente acciones ordinarias y preferenciales, bonos y CDT de tesorería, es decir que están en manos de entidades financieras y otro tipo de inversionistas institucionales.
También hay activos como los Títulos de Devolución de Impuestos (Tidis), los papeles comerciales, las aceptaciones bancarias y los bonos convertibles en acciones (Boceas).
En las cuentas de Deceval se incluye una parte mínima de TES emitidos por la Nación como instrumentos de endeudamiento interno. Según cifras oficiales, el saldo en circulación de este tipo de papeles ronda los 130 billones de pesos. Los TES están, en su mayoría, bajo custodia del Depósito Central de Valores (DVC) del Banco de la República.
El hecho de que cada día aparezcan nuevos emisores y de que aumente el número de inversionistas es motivo central para explicar el crecimiento del mercado.
Cada vez son más las empresas que se convierten en emisoras de bonos de deuda como mecanismo para financiar sus procesos de expansión. En el 2009, hubo emisiones de esos títulos por 13,6 billones de pesos y este año la cifra ronda los 13,2 billones.
En el Deceval había hasta noviembre pasado un monto de bonos en custodia por 29,3 billones de pesos y el 100 por ciento de los papeles ordinarios estaban desmaterializados.
Los expertos consideran que en el 2011 se mantendrá el dinamismo de las emisiones corporativas, incluidas empresas públicas como ISA, EPM y la propia Ecopetrol.
Por el lado de los inversionistas, para el 2011 se espera la continuidad de la alta liquidez del mercado registrada en el 2010, lo cual garantiza una demanda creciente de títulos para alimentar portafolios.
En el mercado de acciones también ha aumentado el número de emisores y la demanda de títulos, especialmente entre las personas naturales.
Ahora, con la creación del Mercado Integrado Latinoamericano (Mila) que nace entre las bolsas de Valores de Colombia, Chile y Perú esa profundización podrá acelerarse porque la oferta de emisores será mucho más amplia.

El 63% de los títulos son acciones

En los últimos años se ha evidenciado una recomposición importante del ahorro en el mercado de capitales colombiano.
Antes de la crisis financiera mundial, el ahorro en el mercado de valores se distribuía de la siguiente manera: 55 por ciento en acciones ordinarias, 20 por ciento en CDT, 12 por ciento en bonos ordinarios, 4 por ciento en acciones preferenciales y 9 por ciento en otros títulos.
En el 2008 -en el punto más profundo de la crisis- el panorama cambió de manera sustancial.
Así, las acciones bajaron al 46 por ciento y los CDT subieron al 28 por ciento, en un fenómeno lógico de búsqueda de seguridad. Los demás papeles mantuvieron una participación similar a la del 2007.
Ahora, en el 2010, la composición que muestra Deceval es totalmente diferente, con un amplio margen de avance para las acciones ordinarias, que participan con un 63 por ciento.
A su vez, los CDT perdieron un terreno importante, registrando un 15 por ciento de participación.
Los bonos ordinarios, las acciones preferenciales y otros títulos registraron participaciones de 11, 4 y 7 por ciento, respectivamente.
El hecho de que más colombianos hayan ingresado al mercado de acciones explica el crecimiento del mismo.
Se espera que en el 2011 el desarrollo de sistema se profundice con la llegada de nuevos emisores y compradores.
La entrada en operación del sistema de multifondos para pensiones será un nuevo elemento a tener en cuenta para que Colombia siga creciendo su mercado.

Recomiendan mayor agresividad
 

Un cambio que aún está por darse tiene que ver con el perfil de los inver- sionistas locales, acostum- brados, en su gran mayo- ría, a buscar alternativas de mínimo riesgo, pero de baja rentabilidad.
No en vano, los mayores volúmenes de negocios del mercado de valores se dan con papeles de renta fija, especialmente con Títulos de Tesorería (TES), que emite la Nación para su endeudamiento interno.
Eduardo Suárez, consultor español del Banco Santander, dice que el mercado colombiano debe prepararse para aumentar la oferta de inversiones con productos que, si bien pueden ser más sensibles a la volatilidad, servirán para ampliar la oferta de títulos.


130 billones de pesos es el saldo de los Títulos de Tesorería emitidos por el Gobierno para atender sus necesidades.

 

Siga bajando para encontrar más contenido