Mercado de valores: el plan B por poco crédito

Debido a la crisis financiera desatada en Estados Unidos, que provocó una fuerte restricción al crédito en todo el mundo, comienzan a surgir propuestas para que en los países emergentes como Colombia haya un mayor desarrollo del mercado de deuda local corporativa.

POR:
noviembre 04 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-04

Y es que las emisiones de títulos de deuda empresarial en el país no son precisamente la constante de las empresas nacionales, que siguen prefiriendo en su inmensa mayoría el crédito bancario como alternativa de financiación. El ex director de Crédito Público del Ministerio de Hacienda y asesor líder del Banco Mundial para el desarrollo de mercados de capitales, Clemente del Valle, asegura que la mejor manera de afrontar una restricción crediticia global como la que hoy se vive es con el desarrollo de los mercados locales de valores. Sostiene que las empresas deben tener como uno de sus objetivos emitir títulos de deuda para no depender exclusivamente del crédito bancario. “Colombia se debe blindar más y tiene muchos segmentos por desarrollar para la financiación de las empresas. Los mercados de renta fija privada se vuelven importantes en épocas de crisis”, dice del Valle. En su concepto, “las compañías no están emitiendo capital y por eso terminan dependiendo del crédito bancario, lo cual constituye una debilidad estructural que reduce el crecimiento”. Sin embargo, la coyuntura actual de desconfianza de los inversionistas hace que en el mundo esta opción esté prácticamente descartada, pues no hay razones para pensar que alguien tenga en financiar empresas en medio de la desaceleración de la economía. UN MERCADO PEQUEÑO Si bien es cierto que los programas de emisión de títulos de renta fija han crecido en los últimos años, Colombia sigue rezagada en términos internacionales, solo comparada con países de desarrollo económico similar. Daniel Niño, director de investigaciones económicas del grupo Bancolombia, dice que las cifras de lo pequeño que es el mercado de deuda empresarial local son contundentes. Señala que entre entidades financieras y del sector real, las emisiones de títulos representan apenas alrededor del 11 por ciento de total de renta fija en el país. Además, los bonos privados emitidos en Colombia rondan apenas el 1 por ciento del PIB, mientras en Perú es el 3 por ciento y en Chile el 13 por ciento. Un hecho inquietante es que los mayores montos de emisiones de títulos en el mercado local corresponden a entidades financieras, mientras las empresas del sector real están más rezagadas, lo cual demuestra la apatía por estructurar ese tipo de planes de financiación. La Bolsa de Valores de Colombia (BVC) adelanta desde hace tres años el programa ‘Colombia Capital’ cuyo propósito fundamental es que más empresas nacionales lleguen al mercado público de valores. Pese a los esfuerzos, el escepticismo entre las compañías invitadas al programa es grande. De casi 40 empresas que han entrado al programa, solo dos compañías (Alpina y Colombina) han salido al mercado con emisiones de bonos y Ecopetrol, con acciones. Un reporte del programa señala que “indudablemente, la consecución de nuevos emisores, sigue siendo una labor dispendiosa y de mucho esfuerzo, debido, entre otros aspectos, al desconocimiento sobre los beneficios de financiarse a través del mercado público de valores y las volatilidades recientes de los mercados”. Agrega que “en este sentido, creemos que aunque el número de nuevos emisores debería ser mayor, Colombia Capital cumple una tarea efectiva y significativa en cuanto a sensibilización”. NECESIDAD DE EMISIÓN Los expertos coinciden en que en un momento como el actual, de crisis financiera, baja liquidez y restricción de crédito global, es cuando se hace necesario tener un mercado local de deuda privada desarrollado para que las empresas encuentren recursos para financiar sus proyectos. Laura Ramírez, analista de renta fija de la firma comisionista de bolsa Correval, dice que hoy puede resultar más atractivo para una empresa vender títulos valores que acudir al crédito bancario. Daniel Niño, de Bancolombia, dice que mientras en otros países emergentes, un proceso de emisión (contando trámites legales) puede durar de 15 días a dos meses, en Colombia ese periodo va de tres a seis meses. “Estos plazos lo único que hacen es encarecer las emisiones, lo que le quita atractivo a una operación”, dice el experto. Señala, además, que en Colombia solo se colocan títulos con altas calificaciones de riesgo como Triple A, cuando en otros países se da mayor amplitud y se encuentran papeles con notas de mayor riesgo como Doble B. Los expertos señalan que los grandes proyectos de infraestructura exigen un mercado de capitales desarrollado, mientras que inversionistas potenciales tienen la capacidad para darle liquidez a emisiones de diversa índole. EL 2007 FUE UN BUEN AÑO PARA LOS BONOS En el 2007, las compañías colocaron papeles de deuda por un total de 5,14 billones de pesos, pero la principal diferencia con lo que viene ocurriendo este año, es que hubo mayor diversidad de compañías que tomaron esta op- ción, de tal forma que las emisio- nes no pertenecieron exclusiva- mente a entidades financieras. Es así que compañías como Argos, Comcel, Codensa, EPM y Emgesa, por citar algunas del sector real, salieron a buscar recursos. Además, incursionaron firmas totalmente nuevas en el mercado como Alquería y Colombina. En el 2006 las emisiones de bonos alcanzaron los 4,7 billones de pesos. Colocan bonos por 4,1 billones de pesos en 2008 Este año, las empresas del sector financiero siguen siendo las que más confían en el mercado de deuda corporativa local como una alternativa para obtener recursos a largo plazo que les sirvan para financiarse. En lo corrido del 2008, 13 compañías han salido a emitir deuda por 4,1 billones de pesos, lo cual incluye bonos ordinarios, subordinados, papeles comerciales, títulos hipotecarios y CDT. Un elemento que sobresale es que el apetito por este tipo de valores superó las expectativas, tanto así que las demandas casi duplicaron la oferta, con 8,2 billones de pesos. Este año, la principal tajada de las emisiones está concentrada en firmas del sector financiero, entre ellas Bbva, Bancolombia, Leasing de Crédito, Banco Popular, Banco de Bogotá, Davivienda y Bancóldex. Dependiendo del tipo de bono, los plazos oscilan entre uno y 15 años. El mes más activo fue agosto, pues se concretaron siete emisiones pertenecientes a seis empresas. Entre ellas se destacan Findeter con CDT; Davivienda, Bancolombia y Bbva, con bonos ordinarios, y Cementos Argos, con papeles comerciales, así como la Titularizadora Colombiana, con títulos hipotecarios. Las compañías con el mayor monto de emisiones este año son Davivienda, con 666.654 millones de pesos, seguida por Bancolombia con 600.000 millones y la Titularizadora Colombiana con 540.511 millones. Sin embargo, en el transcurso del año más compañías manifestaron su interés de emitir bonos, entre ellas Petrotesting, Alpina, Bodytech, y Transelca, entre otras. Incluso, la firma chilena Parque Arauco había manifestado su interés por emitir deuda en Colombia y Perú para conseguir cerca de 271 millones de dólares con el objetivo de financiar los proyectos de centros comerciales que está desarrollando en la región. La Bolsa de Valores de Colombia, por medio del programa Colombia Capital, es una de las entidades abanderadas de atraer emisores al mercado. Actualmente, trabajan en la capacitación de compañías con opción de emitir bonos. En total, hay 35 vinculadas y este año, se han incorporado los ingenios Risaralda, Riopaila y Castilla, la Promotora Médica las Américas y las firmas Diseño Urbano, Brinsa, TGI, Comercializar, Biocombustibles y Value and Risk Rating. '' Estos plazos lo único que hacen es encarecer las emisiones, lo que le quita atractivo a una operación”. Daniel Niño , director de Investiga- ciones económicas de Bancolombia. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido