Los mercados de alimentos, en la mira de la Policía

La Polfa busca ejercer mayor control del contrabando, un reclamo frecuente de los productores del agro.

Los mercados de alimentos, en la mira de la Policía

Hernando Herrera

Los mercados de alimentos, en la mira de la Policía

POR:
octubre 28 de 2013 - 01:31 a.m.
2013-10-28

Con operativos simultáneos en los pasos fronterizos legales e ilegales con Venezuela, Ecuador y Perú y en el comercio informal de las principales ciudades del país, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) busca frenar el delito del contrabando.

Este, dicen los analistas del mercado, puede identificarse por los precios de compra inusualmente bajos o la alta oferta de productos que no están en cosecha.

Sin embargo, el general Gustavo Moreno, comandante de la Polfa, reconoce que no es nada fácil identificar qué alimento es de contrabando y cuál no, por lo que se hace necesario recurrir a los informantes y hacer inteligencia.

Como resultado de esta labor, un total de 10 toneladas de arveja amarilla y 1,2 de lenteja fueron decomisadas en una operación relámpago en la Central de Abastos de Bogotá (Corabastos).

Aunque el matute no es muy representativo, sí lo es la incidencia que podrá tener entre los contrabandistas, traficantes de armas y lavadores de dinero que utilizan, entre otras, las compras de alimentos en el exterior y las ingresan de forma ilegal al país.

Vale la pena recordar que en Colombia, según las cifras de la Unidad de Información y Análisis Financiero del Ministerio de Hacienda (Uiaf), se lavan anualmente no menos de 38 billones de pesos, de los cuales 18 billones son por narcotráfico, 10 por minería ilegal, 6 por corrupción, 2 por extorsión y 2 billones de pesos más por otros delitos, como el contrabando de alimentos.

Este último tiene consecuencias en la economía agraria: por una parte, los bajos precios de venta al público, que compran estos alimentos en detrimento de los productores locales, quienes no pueden vender tan barato debido a sus costos de producción.

“Hace poco, en un barrio popular, escuché cómo productos como el mango casi se regalan (1.000 pesos por un kilo y medio), un precio imposible de ofrecer en el mercado”, dijo un productor de esta fruta.

Recordó que este cultivo es uno de los más caros en su etapa de iniciación y luego, ya cuando produce, deben pagarse los jornales para la recolección, empaques, embalajes, fletes y descargue en los puntos de venta.

En otro operativo sorpresa que hizo la Polfa en la misma central, se incautaron más de 150.000 unidades de todo tipo de productos ya procesados por la agroindustria y otros en fresco, todos de contrabando.

ES NECESARIA LA INTELIGENCIA

El brigadier general Gustavo Moreno es el comandante de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa).

¿Por cuánto tiempo se extenderán los operativos?

Se harán de forma permanente, para lo cual formamos un grupo anticontrabando de productos perecederos.

¿Cuáles son las zonas con más incidencia?

Especialmente en las centrales de abasto, plazas de mercado, mayoristas y hasta en los comercios informales de la calle, de las ciudades de Bogotá, Cali y Medellín. También buscamos centros de acopio.

¿Cómo identifican qué producto es contrabando?

Es difícil, casi que imposible. Por eso recurrimos al trabajo con informantes; cada día conocemos más el perfil de los contrabandistas, y de los embarques ilegales.

No queremos satanizar el tema, pues, al igual que conocemos dónde se expenden alimentos de contrabando, también sabemos de los negocios legales que funcionan.

¿Qué destino tienen los decomisos?

Si esto se hace, los embarques pasan a disposición de la Dian y, posteriormente, se destinan a entidades de beneficencia del Estado; lo contaminado o dañado se destruye. Todo este trámite se hace de forma expedita, pues entendemos que se trata de alimentos perecederos.

¿Quién va a la cárcel por esto?

Este tipo de contrabando es difícil tipificarlo como delito, pues el valor de los embarques debe superar los 50 salarios mínimos legales, unos 30 millones de pesos; en alimentos, es mucho volumen.

Juan Carlos Domínguez

Redacción Economía y Negocios

 

 

Siga bajando para encontrar más contenido