'Mercados de crédito siguen frágiles', afirma subdirector sénior del Banco de Canadá, Paul Jenkins

En la tarde del viernes, este experto economista estará presente en la XLIV convención bancaria que concluye en Cartagena, para explicar el éxito del modelo de regulación financiera en Canadá.

POR:
julio 09 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-09

PORTAFOLIO conversó con Jenkins sobre la crisis actual, sus efectos en el largo plazo y sobre cuáles deben ser las medidas que se deben adoptar para evitar que una situación como esta se repita. Prudencia, es la palabra clave para este economista canadiense.

¿Cómo ha visto el desarrollo de la crisis financiera?

Se han hecho progresos para resolver la crisis. Indicadores claves señalan que las agresivas políticas tomadas en diferentes escenarios de la comunidad internacional han comenzado a funcionar. Sin embargo, los mercados globales de crédito siguen frágiles. Necesitamos programas específicos para proveer liquidez, deshacernos de los malos activos y para recapitalizar de manera apropiada. La efectiva implementación de estos planes es el mayor reto.

¿Cuál es su lectura del comportamiento de la economía mundial?

La economía global está en el medio de una profunda y sincronizada recesión. El Banco de Canadá tiene proyectado que la recuperación tendrá lugar en el 2010, sin embargo será mucho más silenciosa de lo normal. La estabilización del sistema financiero mundial es un requisito para que las economías del mundo se recuperen.

¿Cómo calificaría usted las respuestas dadas por las autoridades públicas en aquellos países donde los bancos han enfrentado mayores pérdidas?

Esfuerzos concertados a lo largo de varias naciones están dando el soporte necesario para la recuperación mundial, sin embargo ésta se ha demorado por la estabilización del sistema financiero.

Las 'pruebas de estrés' a los bancos es un buen ejemplo de los importantes esfuerzos que se han emprendido. Ahora es crítico que las medidas políticas que apunten a la estabilización del sector financiero mundial sean implementadas de manera efectiva.


¿Qué lecciones deja esta crisis?

La primera enseñanza es que debemos mantener un marco macroeconómico coherente que contemple políticas fiscales, monetarias y financieras. También debemos robustecer y hacer más eficiente el sistema financiero para que sea capaz de resistir los shocks y promover la transparencia. Además, debemos regular aquellas instituciones que, hasta ahora, han quedado por fuera del marco regulatorio: el sistema bancario a la sombra, por así decirlo.

¿Cómo se verá afectada la regulación bancaria en un futuro?

La regulación bancaria no hace parte del mandato del Banco de Canadá. No obstante, el Banco es responsable de promover la eficiencia y eficacia del sistema financiero.

En el futuro, los requerimientos de capital bancario deben ser más altos y de una mejor calidad. De igual manera, las reservas de capital deben variar de acuerdo con indicadores como el crecimiento del crédito y el precio de los activos. La dificultad real está en poner estos principios en práctica.


¿Cómo evitar nuevas crisis en los años venideros?

Hay varios aspectos, pero la crisis actual ha dejado claro la necesidad de un marco bastante prudencial. No será suficiente que los reguladores adopten nuevas medidas prudenciales con los actuales marcos: existe la necesidad de revisar el sistema como un todo para limitar la aparición de nuevos desbalances económicos y financieros. Incrementar la vigilancia macroprudencial permitirá identificar los riesgos crecientes en las economías.

La mayoría de los bancos en Latinoamérica se mantienen sólidos, ¿por qué?

El impacto financiero de la actual crisis global en América Latina ha sido menos severo que en otras ocasiones. Esto demuestra en parte el esfuerzo hecho por varios países latinoamericanos para fortalecer sus posiciones fiscales, solidificar sus sistemas financieros, anclar las expectativas de inflación y crear marcos políticos más confiables. Como resultado, y a diferencia de otras regiones, América Latina no está afrontando una crisis sistémica bancaria.

¿Qué consejo le daría usted a las autoridades y a los banqueros colombianos?

La buena regulación financiera comienza en casa pero no debe parar allí, debido al alto grado de integración en el sistema financiero mundial. Un acercamiento macroprudencial para mejorar el sistema doméstico construirá mercados robustos y mayores reservas de capital que permitan una economía mundial más estable.

De igual manera todos los países, incluidos Canadá y Colombia, deben aceptar su responsabilidad en promover un sistema monetario internacional abierto, flexible y resistente. Esto significa que se deben adoptar políticas macro coherentes y permitir que las tasas de cambio reales se ajusten para lograr el balance externo.

Siga bajando para encontrar más contenido