Mercados ya ven más allá de la tasa de la Reserva Federal

En semanas anteriores habíamos llamado la atención sobre el hecho de que los mercados locales interpretaran los datos negativos sobre el comportamiento de la economía norteamericana, simplemente como el final de los incrementos en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos. Con base en esta situación los activos locales observaron fuertes ganancias durante el último mes, revirtiendo en buena medida las pérdidas del segundo trimestre del año.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-31

La semana pasada, sin embargo, pareció marcar el final de esta lógica de corto plazo de los agentes del mercado y el inicio de una evaluación más completa de lo que implica una desaceleración de E.U. para Colombia. Aunque la noticia que se identificó como detonante de la corrección en la región fue la caída en las cifras de ventas de vivienda tanto usada como nueva de E.U., creemos que un factor fundamental fue el hecho de que al mismo tiempo se diera la publicación de cifras negativas para Brasil, que muestran un deterioro de la actividad económica (cifras fiscales, desempleo). Más allá del efecto directo de este deterioro en estos datos, las noticias ilustraron la vulnerabilidad de la región a una caída en el ritmo de actividad económica de E.U. Los canales de transmisión de una caída en el crecimiento de la economía de E.U. hacia los mercados emergentes son múltiples, y de lejos van más allá de una reducción de las tasas de interés externas. En todo caso, estimamos que dos de los más relevantes para los mercados son: -Incremento en el grado de aversión al riesgo de los inversionistas. Estos buscarán activos de bajo riesgo como los Bonos del Tesoro Americano en lugar de inversiones como deuda o acciones de economías emergentes, o bien incrementarán el retorno exigido por ingresar a estos mercados. La última vez que la economía norteamericana experimentó una desaceleración importante (año 2001), el índice Embi+ llegó a superar los 1.000 pbs, mientras que un año atrás fluctuaba alrededor de los 700 pbs. -Deterioro en el precio de los commodities. Una desaceleración de la economía de E.U. implica no solo una reducción en la demanda externa de nuestros productos por parte del principal socio comercial, sino que seguramente implicará una caída en el ritmo de la actividad de la economía mundial y por esta vía de la demanda por bienes primarios. La relación entre crecimiento de E.U. y el precio de los commodities ha sido clara en episodios de desaceleración de la economía norteamericana: en el 2001 el índice que mide la evolución del precio de esta clase de bienes cayó a más de un 8 por ciento en términos anuales, justo cuando la economía de E.U. se desaceleraba. En este momento esta relación resulta fundamental en la medida en que buena parte del positivo desempeño económico de la región en los últimos años ha estado ligado a los incrementos en los precios de los bienes. Los puntos expuestos no deben hacer olvidar que hoy la región está más fuerte que en crisis anteriores, lo que seguramente puede moderar el efecto del menor crecimiento de E.U. sobre los mercados locales. Sin embargo, estimamos que en la medida en que los nuevos datos sobre la economía norteamericana incrementen las expectativas de una desaceleración, los mecanismos descritos presionarán mayores caídas en los precios de los activos locales. La magnitud de estas caídas dependerá por lo tanto de qué tan fuerte es el deterioro de la economía estadounidense. Lamentablemente hoy las noticias en este frente son cada vez más desalentadoras. Gerente Investigaciones Económicas- Corficolombiana

Siga bajando para encontrar más contenido