Mercedes Benz y Audi tienen autos veloces y líneas estilizadas para mostar en nuevos modelos

¿Cómo describe uno la sensación de acelerar desde cero hasta 97 kilómetros por hora en 3,8 segundos?

POR:
mayo 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-29

Acomodado en un asiento sumamente mullido en un cupé Mercedes-Benz SL65 AMG Serie Negra de 300.000 dólares (660 millones de pesos aproximadamente) a punto de recibir una ilustración en la vida real.

El V-12 de 661 caballos de fuerza y turbina doble se halla extrañamente silencioso, una serpiente esperando ser enrollada, hasta que le piso la cola proverbial, hundiendo el pedal de la gasolina hasta el fondo. Ataca de inmediato.

Imaginen el súbito golpe de una goma elástica gruesa. Imaginen después que están montados dentro de esa goma. Se tiene la sensación de separarse violentamente de la carretera, y luego una mano firme que lo empuja a uno contra el asiento al encenderse ambas turbinas. Las escandalosas 738 libras-pies de par motor, o fuerza que es capaz de ejercer un motor en cada giro, lo disparan a uno carretera abajo como un proyectil despedido del cañón de un rifle.

Y he aquí la mejor parte. Siga deprimiendo el pedal de la gasolina y las 60 millas por hora pasan raudas al avanzar uno hacia la velocidad máxima electrónicamente limitada de 199.

Reencauche

Astros roqueros, comerciantes de armas y demás niños malos impenitentes del mundo, presten atención: el SL65 Serie Negra es una máquina para ustedes.

Los malvados duendes del taller en la división AMG de Benz tomaron un modelo existente, el convertible SL550 de 100.000 dólares, y se pusieron las botas con él.

Le quitaron cientos de libras de peso sustituyendo fibra de carbón en el techo, los parachoques, la tapa del maletero y el capó, y luego le pusieron el mayor motor que podían encajar.

Después de agregarle la carrocería más gruesa que fueron capaces de concebir, el sereno convertible se convirtió en un cupé de techo fijo para máxima rigidez. Esa fue una gran pérdida.

El resultado es un coche tan amenazador y potente, que le resulta atractivo solo a sinvergüenzas amantes de la velocidad, por lo que probablemente sea bueno que Mercedes planee fabricar solo 350 en todo el mundo, 175 de ellos para Estados Unidos.

AMG construye una versión ultrarrápida de cada modelo Mercedes, y ya hay una versión extrema del SL (el SL65), cuyo precio empieza en 200.000 dólares y tiene un motor V-12 con 604 caballos de fuerza.

Mas alguna fuerza oscura dentro de los salones de Stuttgart decidió que unos pocos modelos deberían recibir un tratamiento súper extremo, para ganarse el título Serie Negra.

El año pasado tuvimos el primer ejemplo, el CLK63 Serie Negra de 2008. Se hicieron menos de 400 a un precio de 135.000 dólares, y Mercedes dice que todavía hay unos pocos disponibles.

Siga bajando para encontrar más contenido