Mercosur: mucho ruido, pero muy pocas nueces

La ‘XXXV Cumbre del Mercosur’ concluyó ayer en Tucumán, Argentina, con tímidos avances hacia la integración económica y llamamientos a encarar con responsabilidad la coyuntura internacional de alza de precios de alimentos y energía, dos de las materias primas de la región.

POR:
julio 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-02

“La situación actual de precios de alimentos y energía coloca a la región frente a una oportunidad inédita si sabemos aprovecharla en términos de solidaridad e integración regional”, subrayó Cristina Fernández, mandataria argentina. También el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que asumió la Presidencia pro témpore del organismo de manos de Fernández, se ocupó del tema, e instó a sus colegas a tomar precauciones para no terminar importando problemas generados en E.U. y Europa. Lula recibió en Tucumán un espaldarazo de sus colegas suramericanos a sus críticas contra quienes atribuyen la crisis alimentaria a la producción de biocombustibles, y al aumento de la demanda en países en desarrollo como China o India. La presidenta chilena Michelle Bachelet alertó sobre la amenaza de la inflación para los países de la región. “La inflación ha subido en cada uno de nuestros países y se ve con dificultad que eso se pueda detener”, dijo. Por su parte, el venezolano Hugo Chávez propuso además la ejecución de un plan de emergencia para la producción de alimentos financiado con fondos petroleros, y se mostró dispuesto a dotarlo con una cifra anual superior a los 920 millones de dólares, resultado de sus ganancias por el incremento de los precios del crudo. Junto a la atención a la crisis alimentaria y de los precios de la energía, las críticas contra el giro en la política migratoria de la UE marcaron el debate presidencial, que concluyó con la aprobación de un documento conjunto de rechazo a la ‘directiva de retorno’.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido