Merkel y Sarkozy abogan por nuevas reglas

Los líderes de Francia y Alemania acordaron ayer un plan maestro para imponer una mayor disciplina fiscal a lo largo de la zona euro, diciendo que el tratado constitutivo de la Unión Europea tendrá que ser cambiado para dar una solución integral a la crisis actual.

POR:
diciembre 06 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-06

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, dijeron que su propuesta incluía sanciones automáticas para los Gobiernos que no logren mantener sus déficits bajo control y el lanzamiento anticipado de un fondo de rescate permanente para los países de la zona euro en problemas. "Lo que queremos con la canciller es decirle al mundo que en Europa la regla es que pagamos nuestras deudas, reducimos nuestros déficits y restauramos el crecimiento", dijo Sarkozy en una conferencia de prensa con Merkel tras una reunión entre ambos en París. "Este paquete muestra que estamos absolutamente determinados a mantener el euro como una moneda estable y como un importante contribuyente a la estabilidad europea", dijo Merkel. La confianza en torno a la posibilidad de que esta semana los líderes europeos presenten un plan creíble para sacar a la región de la crisis impulsaba el lunes a las acciones mundiales y a las europeas, que tocaron un máximo en cinco semanas. Los inversores y las autoridades esperan que un acuerdo que establezca una integración más cercana en la zona euro, junto con medidas estrictas para reducir el déficit en los países endeudados, convencerán al Banco Central Europeo para que actúe decisivamente en los mercados de bonos.- Mayor disciplina fiscal Merkel y Sarkozy ya habían dejado ver con anterioridad que querían poderes más coercitivos sobre los países de la zona euro que no logran bajar sus déficits. Ambos líderes dijeron que enviarán su plan mañana a la Comisión Europea, a tiempo para una cumbre que se celebrará el viernes. Además, dejaron clara su determinación para impulsar cambios al tratado de la Unión Europea, pese a las objeciones de algunos países miembros. Si países como Gran Bretaña, que no pertenece a la zona euro, bloquean un cambio al tratado dentro de la UE, el área monetaria procedería a aplicar las modificaciones para sus miembros, abierta a todos aquellos que quieran sumarse. Los cambios permitirían sanciones automáticas contra los países que violen el actual límite que establece que los déficits no pueden superar el 3 por ciento del PIB.helgon

Siga bajando para encontrar más contenido