Este mes no se discutirá ajuste del salario mínimo

Este año, el Gobierno, los empresarios y trabajadores tendrán menos tiempo para discutir el aumento del salario mínimo que regirá en el 2008, pues la Comisión que los congrega no será convocada para noviembre.

POR:
noviembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-22

En efecto, el Ministerio de la Protección Social, entidad responsable de citar a la Comisión de Concertación Salarial (CCS) para abordar el tema del reajuste a la remuneración básica de los trabajadores, hará la convocatoria para la primera semana de diciembre. En la CCS participan voceros gubernamentales, de las centrales obreras y de los empleadores, quienes, en principio, deben acordar la cuantía del reajuste salarial. De lo contrario, el Gobierno lo decreta de manera unilateral. Tradicionalmente, el Ministerio de la Protección cita la primera reunión de la CCS para la tercera o cuarta semana de noviembre, pues las normas prevén que el 15 de diciembre ya debe haberse concertado el incremento del mínimo, aunque ha sido usual el agotamiento de otras fases de la negociación y que ésta concluya, con o sin acuerdo, después de esa fecha. De esa manera, los voceros de las tres partes cuentan con tiempo suficiente para examinar con cuidado las propuestas de alza que se ponen sobre la mesa y oír los planteamientos de entidades oficiales de corte técnico (Banco de la República, Dane, Departamento Nacional de Planeación) y las de sus organismos técnicos. Esta vez, sin embargo, el tiempo para el debate será más corto, situación que preocupa a los voceros de las organizaciones obreras, tal como lo expresó William Millán, de la Confederación General de Trabajadores (CGT), pues “nos pondrán a correr” para analizar las propuestas. La decisión del Gobierno de no convocar la CCS para este mes no fue consultada con los trabajadores, dijo Millán, y hasta ayer no habían sido notificados de ella. “Ahora -agregó- quedamos a la espera de que se nos cite”. Las negociaciones de este año no serán fáciles debido a una serie de aspectos que no han estado sobre la mesa en años pasados y que pueden entrabarlas: aumentos generosos pedidos por el presidente Uribe y algunos dirigentes empresariales, ajustes por productividad sectorial, fuertes cuestionamientos a los resultados de la reforma laboral del 2002, entre otros.

Siga bajando para encontrar más contenido