A un mes del negocio ‘más redondo’ del mundo

Ya hay fiebre de Mundial. La temperatura sube cada minuto en el mundo. A partir de mañana quedarán sólo 30 días para que se dé el pitazo inicial en Munich al torneo futbolístico más importante de la humanidad.

POR:
mayo 08 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-08

Durante 30 días, no habrá excusas, hay que estar atentos sin pestañear a cada jugada de los encuentros que disputarán los 32 mejores equipos del mundo, cuyo único objetivo es levantar la esquiva copa Mundial de 4.970 gramos de peso en Berlín y regresar a casa cargados de elogios de miles y miles de seguidores del buen fútbol. En esta cita, el fútbol no sólo se limitará a los 22 hombres que milímetro a milímetro disputarán hasta el cansancio en la gramilla para alzarse con una victoria y así poder seguir avanzando, sino que es un fenómeno que se ha extendido hasta echar raíces en cada uno de los rincones del planeta, desde el más pobre hasta el más rico. Se come, se bebe, se sueña y se trabaja fútbol. Los ojos de miles de personas, sin importar la raza, el sexo, sus creencias y la edad esperan la llegada de su majestad el gol. Los goles que queremos ver, que esperamos que sean muchos y de buena factura. Pero no sólo los amantes del fútbol están a la expectativa de que este torneo orbital eche andar. Los 15 patrocinadores oficiales del Mundial de Alemania 2006, enfilan sus baterías para que todo salga bien, y que ellos también puedan convertirse en los goleadores, pero de los negocios. El Mundial tendrá como sus aliados Adidas, Budweiser, Continental, Fly Emirates, Gillette, Mastercard, Philips, Avaya, Coca-Cola, Deutsche Telekom, Fujifilm, Hyundai, McDonald’s, Toshiba y Yahoo. Ellos aportarán a la FIFA cerca de 650 millones de euros. Con este pago tendrán la oportunidad de explotar comercialmente su marca a través de publicidad directa en los 12 estadios sedes del evento. Así mismo, en todo el mundo podrán utilizar el logo del Mundial de Alemania para hacer promociones de sus productos a través de distintos medios de comunicación. Serán el jugador número 12 en cada país donde llegue una señal televisiva de cada una de las transmisiones del torneo. Pero también hay aliados alemanes, que si bien no son patrocinadores oficiales, son de vital importancia para el buen desarrollo del Mundial. Se trata de los proveedores oficiales, quienes no tendrán todas las ventajas. La compañías son Energie Baden-Württemberg AG (EnBW), OBI AG, Hamburg-Mannheimer Versicherungs-AG, Postbank, Oddset y Deutsche Bahn AG. Sin embargo, los directivos de estas empresas, entre otras, que desean pautar durante el mundial están preocupados, al conocerse los precios, los cuales rondarán los 3.000 euros en las pausas de las trasmisiones de los partidos, y en el partido de la final los 400 mil euros por anuncios de 30 segundos, es decir, 13 mil euros por segundo, según lo confirmó la revista alemana Focus. Esto significa, que costará 235 mil euros más que la final del mundial Corea- Japón 2002, donde un spot de 30 segundos costaba 165.000 euros. Con estos precios publicitarios la televisión alemana obtendrá, contabilizando todas las fases del campeonato mundial, aproximadamente 16.900 euros por segundo de publicidad, lo que representa un 142 por ciento más de ganancia, comparado con la cita mundialista del año 2002. Asimismo, según un informe presentado por la agencia de medios ZenithOptimedia la publicidad generaría dividendos por 1.000 millones de dólares, lo que ayudará al mercado publicitario a tener un crecimiento del 6,2 por ciento respecto al año 2005. Este crecimiento representaría para la publicidad mundial una inversión total de 431.000 millones de dólares durante el año 2006. Por su parte, el estudio “Sponsor Visions 2006” realizado por la agencia Pilot, señala que el 43 por ciento de las empresas más importantes de Alemania utilizará el Mundial para vender su marca. 10 millones de balones espera vender la firma alemana Adidas, a un precio de 180 dólares cada uno durante este año. LA FIFA BUSCA REDUCIR SU DEPENDENCIA La Fifa pretende reducir su dependencia financiera de los ingresos que cuatrienalmente genera la Copa del Mundo. La preocupación de la entidad es poder contar con un sólido capital propio, de forma que en el futuro los costos de funcionamiento de la Federación no tengan que descontarse de los ingresos del siguiente Mundial, como se ha hecho hasta ahora, sino que se cubran con los recursos disponibles tras la disputa de un campeonato. El año pasado la FIFA obtuvo beneficios por 164,9 millones de dólares, explicó hace algunos días el secretario general de la entidad, Urs Linsi. Efe

Siga bajando para encontrar más contenido