‘Meta del 5 por ciento en el 2009 es razonable’

La noticia sobre el menor crecimiento de la economía colombiana en el segundo trimestre del año fue recibida con relativa calma en el país, a pesar de que ese ritmo equivale a menos de la mitad del registrado en igual período del 2007. Sobre ese tema, así como las perspectivas de la economía para el año que viene, PORTAFOLIO dialogó en exclusiva con el Ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga.

POR:
septiembre 24 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-24

¿Esperaba que el crecimiento del segundo trimestre fuera del 3,7 por ciento? En el Ministerio habíamos hechos cálculos que nos daban 3,8 por ciento. Por su parte, el Banco de la República tenía un cálculo de 3,6 por ciento, de manera que el resultado no me gustó, pero tampoco me sorprendió. ¿Por qué decidieron revisar a la baja la meta de todo el año? Porque las condiciones han cambiado. Los datos del primer semestre, más las proyecciones que se hacen para el segundo nos dan algo cercano al 4 por ciento. Esto después de mirar los factores tanto de demanda como de oferta. Hay un elemento adicional y es que en el último trimestre del 2007 las exportaciones a Venezuela fueron altísimas, pero nadie puede garantizar que eso pueda volver a ocurrir este año. No obstante, la expectativa de algunos representantes del sector privado era que el crecimiento de este semestre fuera mejor… Eso depende. Podemos tener menores términos de intercambio por los precios de los productos básicos que han bajado un poco y hoy hay un entorno externo más complejo y de mayor incertidumbre. Eso se refleja en que se vuelve mucho más difícil predecir las variables. Un ejemplo es la volatilidad en el mercado cambiario, que hemos visto estos últimos días. Eso da ocasión a mayor cautela a la hora de pronosticar el crecimiento de la economía. Ojalá, por supuesto, que al final del año podamos superar la cifra que el Gobierno viene de revisar. ¿Cree que es hora de que el Banco de la República baje las tasas de interés? Pienso que la señal de la Junta que tuvimos la semana pasada permite vislumbrar que si continúa moderándose la inflación, si bajan las expectativas y si el crecimiento económico es más lento, estarían dadas las condiciones para revisar esa política. La pregunta es en qué momento y eso depende de los hechos. ¿Mejoran las perspectivas de la economía con un dólar en cercanía de los 2.100 pesos? En condiciones normales eso le ayuda al crecimiento económico y al empleo. Una de las explicaciones del crecimiento negativo de algunos sectores en el primer semestre tuvo que ver con la revaluación tan fuerte. Ahora esperamos que la nueva realidad cambiaria nos permita que se recuperen los sectores golpeados y que podamos diversificar nuestras exportaciones. Dicho de otra manera, hay más oxígeno para buscar alternativas y mercados. ¿Y la inflación? Creemos que el choque de oferta del primer semestre en el tema de alimentos se va a ir atenuando, lo cual permite tener una buena perspectiva en materia inflacionaria para el año 2009. Es evidente que no vamos a cumplir la meta de este año, pero vamos a hacer el mayor esfuerzo para estar cerca de los objetivos fijados y vamos a observar un descenso en los meses que vienen. Usted ha dicho que el menor ritmo de crecimiento va a costar unos 600.000 millones de pesos en recaudos de impuestos. ¿No valdría la pena recortar los gastos en esa proporción? Lo que eso quiere decir es que no vamos a superar la meta de recaudos de la Dian, como sucedió en los años pasados. Pero si tenemos los recaudos presupuestados, no va a haber ningún deterioro en las cifras del balance fiscal y del plan financiero. No obstante, un recorte adicional del gasto golpearía a la economía porque según el Dane una de las fuentes de menor crecimiento en el primer semestre fue el bajo consumo público. A pesar de todo, ¿cuál es la situación de la economía colombiana? La economía colombiana hoy vive un proceso de ajuste dentro de un contexto internacional cambiante. Creo que estamos muy cerca del promedio de América Latina y eso es bueno. Sin embargo, como hecho destacado es que se mantiene la dinámica de la inversión productiva que creció en el primer semestre el doble que la economía. Eso se traduce en un nivel récord de inversión como proporción del PIB, del 29 por ciento. ¿Cuáles señales lo tienen inquieto? El menor ritmo del consumo de los hogares que representa dos terceras partes del PIB. Además, el bajo nivel de ejecución de las obras públicas en los entes territoriales. Ese no es un problema de recursos, sino de capacidad de ejecución. Una de las vulnerabilidades es el déficit en cuenta corriente… Se ha cerrado de una manera importante esa brecha. Las proyecciones iniciales para el 2008 eran del 5 por ciento, pero seguramente estaremos entre el 2,5 y el 3 por ciento. Pero lo más importante es que se mantiene la dinámica de la Inversión Extranjera Directa que financia con suficiente holgura un déficit de esa magnitud. ¿Hay motivos de preocupación en el sector financiero, teniendo en cuenta lo que se ve en otras latitudes? No. En esta coyuntura de crisis financiera internacional, nuestro sector financiero está fortalecido, tanto patrimonialmente como con provisiones más altas y mayores márgenes de solvencia. Igualmente, el país tiene hoy más capacidad para proveer liquidez, teniendo en cuenta el nivel de 24.000 millones de dólares en las reservas internacionales, al igual que los 2.800 millones de dólares con que cuenta Fogafin. ¿Hay razones para cambiar de curso? No. Lo que ha ocurrido en la economía colombiana en los años anteriores es exitoso. Lo que pasa es que hay un entorno internacional muy difícil que no es irrelevante para nosotros ni para ningún país. Por tal motivo, crecer al 4 por ciento en las actuales circunstancias, es destacable. ¿Confía en la meta de crecimiento del 5 por ciento en el 2009? Totalmente. Creemos que es plenamente posible. Por una parte vamos a tener una inflación más controlada. Por otra, vamos a tener hogares menos endeudados después del ajuste del 2008. Además pensamos que la crisis internacional va a comenzar a superarse. No podemos olvidar tampoco que el crecimiento potencial de la economía colombiana es cercano al 6 por ciento anual, de manera que esa es una meta razonable, de acuerdo con nuestras posibilidades y con la realidad. '' Me inquietan señales como el menor ritmo del consumo de los hogares que representa dos terceras partes del PIB”. '' En esta coyuntura de crisis financiera internacional nuestro sector financiero está bastante fortalecido”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido