Meta lejana

El espantoso resurgir del terrorismo, que en las últimas horas dejó una senda de sangre y destrucción en la ciudad india de Bombay, va mucho más allá de otra acción irracional alimentada por el odio. Y es que sin desconocer la magnitud de la tragedia, es indudable que el ataque ocurre justo cuando el sector turístico mundial se enfrenta a una realidad difícil, como consecuencia directa de la recesión que ya golpea a las economías más ricas. Ahora a las preocupaciones del bolsillo se van a sumar las de los viajeros que preferirán los destinos considerados más seguros, lo cual afecta a localidades más exóticas, como es el caso de Colombia.

POR:
noviembre 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-28

Esa no es una buena noticia para un país que aspira atraer 4 millones de visitantes en el 2010 y que podría considerarse muy afortunado si supera la marca del millón y medio de personas este año. De acuerdo con cifras del Ministerio de Comercio, entre enero y septiembre pasados el territorio colombiano recibió a 913.976 extranjeros, un aumento del 4,4 por ciento frente a igual período del 2007. El dato, que no incluye a quienes entraron por las fronteras terrestres ni a los pasajeros de los cruceros que desembarcaron en Cartagena o Santa Marta, es cercano al promedio de 6 por ciento calculado para las Américas por la Organización Mundial de Turismo. Sin embargo, dicha entidad prevé una desaceleración generalizada que llevaría a un crecimiento de apenas 2 por ciento en el total de viajeros en el planeta en el 2008, el cual contrasta con el 6,6 por ciento observado 12 meses atrás. Tal circunstancia no disimula, por supuesto, la impresionante dinámica de la llamada industria sin chimeneas. Según la OMT el número de turistas, que fue de 25 millones en 1950, ascendió a 903 millones el año pasado. Por su parte, el volumen de ingresos anuales generado por la actividad ascendió a algo más de un billón de dólares o casi 3.000 millones diarios, generando cientos de miles de empleos en las más diversas latitudes. Dentro de los destinos preferidos la lista es encabezada por Francia, con 81,9 millones de visitantes en el 2007, seguida por España con 59,2 y Estados Unidos con 56 millones. A su vez en América Latina el liderazgo lo ocupa México con 21,4 millones, con Brasil en un lejano segundo lugar con 5 y un tercero de Argentina con 4,5 millones. En lo que respecta a Colombia el país esta en la posición 19 entre 24 naciones del hemisferio, con ingresos anuales estimados en 1.669 millones de dólares. Que un territorio con la tercera población más numerosa de la región esté tan atrás en la lista, puede parecer extraño. Pero no se puede olvidar que aparte de sus riquezas naturales y de la amabilidad de sus habitantes, hay problemas no solo de imagen, sino de realidades. Además, hasta hace pocos meses la revaluación del peso hizo que ciudades como Bogotá o Cartagena fueran consideradas costosas para los visitantes que llegaban con dólares. Por ejemplo, mientras en los primeros nueve meses del 2008 el aumento en viajeros de otros Estados de América del Sur fue de 10,6 por ciento, los que llegaron del Norte del continente tuvieron un alza de apenas 0,7 por ciento. Ese puede ser uno de los factores que explica que la ocupación hotelera haya tendido a disminuir a niveles por encima del 50 por ciento, de acuerdo con la muestra mensual que hace el Dane. En las cuentas también pesa el hecho de que el número de camas disponibles ha subido, pues las inversiones en el ramo han sido fuertes, sobre todo en las capitales más grandes. Dicho lo anterior, es factible que el ejemplo de otras partes lleve a la suspensión temporal de algunos proyectos. Si bien la actividad aspira a recuperar huéspedes en la medida en que una tasa de cambio más alta lleve a los colombianos a planear su descanso en el país y no en el extranjero, el potencial sigue estando en los visitantes foráneos. Ahora solo queda esperar que el chaparrón que sufre la economía mundial no se sienta tan fuerte y que vuelva el ritmo de hace un tiempo, cuando la cantidad de turistas aumentó a tasas superiores al 10 por ciento anual. '' El terrorismo y el menor ritmo de la economía mundial van a golpear la marcha del turismo, y de paso la evolución del número de visitantes que llegan a Colombia.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido