La meta es reducir es reducir el consumo de cigarrillo hasta dejarlo

La meta es reducir es reducir el consumo de cigarrillo hasta dejarlo

POR:
noviembre 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-14

De acuerdo con el médico siquiatra Charl Els, investigador de la Universidad de Alberta, Canadá, el cigarrillo ocasiona la muerte al 50 por ciento de los consumidores frecuentes de tabaco, de los cuales el 70 por ciento ha pensado en dejar de fumar.

Sin embargo, los modelos tradicionales para dejar el hábito implican la interrupción abrupta en el consumo de tabaco, lo cual los hace desistir.

Para involucrarlos, la propuesta es un tratamiento que plantea reducir el consumo hasta dejarlo, que ha demostrado, según el experto, más efectividad.

Una de las formas es combinar goma de mascar, un plan personal donde el fumador escoge el momento y el número de cigarrillos que quiere reducir. Y por último, el soporte sicológico.

En la literatura global, "una adicción se considera una condición médica crónica que tiene recaídas y que puede ser tratada solo con una decisión de estilo de vida". Añade que más del 90 por ciento de los adolescentes van a probar el tabaco y un porcentaje de ellos se volverán adictos a este, 25 ó 30 por ciento, o a las drogas.

Para él, se considera adicto quien ha fumado más de 100 cigarrillos en la vida. "Lo increíble es que se trata de un producto legal, que mata a uno de cada dos de sus consumidores cuando se consume como ha sido la intención de sus fabricantes. Es demasiado tóxico, por eso considero que es una anomalía histórica".

Del tabaco se puede disponer fácilmente y una vez que el cerebro se ha sensibilizado a la nicotina, no olvida nunca. "Se asocia a los momentos buenos, tristes, a la ira", dice el experto.

La nicotina está en las moléculas de alquitrán que cruzan el torrente sanguíneo y llegan al cerebro y a las neuronas produciendo sensación de euforia y bienestar que lleva a la persona a hacerlo de nuevo.

"Como con cualquier enfermedad crónica, le decimos al paciente cómo es el tratamiento. Lo importante es entender que no hay un solo método que sea perfecto para todos. A través del reemplazo con nicotina es más fácil dejar el tabaco sin tener síndrome de abstinencia, que se caracteriza por agitación, insomnio, malos sueños, más apetito. El 9 por ciento de las personas que usan una goma de mascar de nicotina deben hacerlo en promedio durante seis meses".

Cada paciente debe entender cómo es su hábito y para eso debe identificar las situaciones en las que fuma e ir reemplazando esos cigarrillos con gomas. También puede necesitarse un medicamento.  

Siga bajando para encontrar más contenido