Mexicanos temen ser secuestrados

Un alto porcentaje de ciudadanos considera que la inseguridad en el país sigue creciendo y que es peligroso colaborar con la Policía.

Finanzas
POR:
abril 14 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-14

Cuatro de cada cinco mexicanos creen que la inseguridad en su país ha aumentado en el último año y un 72 por ciento considera que es peligroso colaborar con la Policía, según un estudio publicado ayer por la asociación México Unido Contra la Delincuencia y realizado por la consultora Mitofsky.

La última encuesta trimestral 'Percepción ciudadana sobre la seguridad en México' establece que el porcentaje de la sociedad que cree que esta materia ha mejorado en los últimos tiempos es el menor registrado hasta la fecha, con sólo un 18 por ciento, señalaron los responsables en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

"Lo raro después de cosas como lo de Ciudad Juárez es que la gente no pensara eso", comentó Roy Campos, presidente de la firma Mitofsky, que, para este análisis, entrevistó en todo el país a 3.000 mexicanos mayores de 18 años.

Campos se refirió así a la matanza que tuvo lugar en esta urbe, considerada la más peligrosa de México y fronteriza con Estados Unidos, el pasado enero, cuando un grupo armado asesinó a 15 estudiantes de secundaria que asistían a una fiesta. Luz María Dávila, la madre de dos de las víctimas, exigió al presidente mexicano, Felipe Calderón, en febrero, cuando éste visitó Juárez, que se pusiera en su lugar.

Es precisamente en el norte del país, azotado por las guerras entre bandas de narcotraficantes, donde más miedo manifestaron los encuestados a acudir a la Policía o colaborar con ella. Un 78 por ciento aseguró que ayudar a los agentes en su ciudad es "algo o muy peligroso".

Campos destacó que, a pesar de dicho dato, 8 de cada 10 mexicanos declararon que denunciarían en caso de sufrir un robo, y un 70 por ciento aseguró que participaría como testigo. Casi el 80 por ciento de los consultados se confesaron temerosos de ser asaltados a mano armada, y un 72 por ciento reconoció que tenía miedo de vivir un secuestro.

Ambas cifras guardan relación, según el presidente de Mitofsky, con lo que él define como "cercanía del delito", es decir, el porcentaje de mexicanos que fueron víctimas o familiares de víctimas de un delito en el último trimestre. La encuesta eleva esta cifra a cerca de un 30 por ciento de la población.

Cuando una percepción es permanente, indicó Campos, "se transforma en realidad". A este respecto, el director de la consultora subrayó los costes que el miedo ciudadano puede infligir en el tejido social de México.

Alrededor de la mitad de los encuestados en el 2010 no permiten jugar en la calle a sus hijos, un dato que supera en más de cinco puntos porcentuales al obtenido en el 2008. El 45 por ciento dejó de salir de noche y más del 50 por ciento ya no usa joyas. "Si la gente cree que la calle es insegura y no sale, la calle se vuelve insegura", sentenció Campos.

En caso de que México fuese escenario de una guerra entre el Gobierno y el crimen organizado, algo que Campos no percibe de tal forma, la opinión de los ciudadanos respecto al vencedor del enfrentamiento se hallaría muy dividida.

Un 39 por ciento consideró que, hasta ahora, la balanza se inclina del lado de la delincuencia, mientras que el 37 por ciento cree que las autoridades "van ganando ligeramente". El número de consultados que aprueba la presencia del Ejército en las calles mexicanas como parte de la lucha contra el narcotráfico también disminuyó este trimestre, de un 85 a un 74 por ciento, especialmente al norte del país.

Según datos extraoficiales, en el 2010 se han producido en el país casi 3.000 muertes violentas, mientras informes elevan a 22.000 muertos los registrados desde el inicio del mandato de Calderón, en diciembre de 2006.