México: la crisis revivió a las casas de empeño

La desaceleración económica de México ha aumentado los gastos imprevistos y, con ellos, el único crédito al alcance de muchos mexicanos está en las prenderías, un tipo de préstamo que el director general de la casa de empeño Nacional Monte de Piedad, Juan de la Luz Dávalos, define como parte de “una cultura hereditaria”.

POR:
enero 28 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-28

“Los padres suelen legarles a sus hijos las alhajas con ese mensaje: que cuando tengan un apuro, puedan salir de él”, dice. Entre 2008 y 2009, la institución que dirige incrementó sus créditos en un veinte por ciento, y las joyas y relojes constituyeron más de un 90 por ciento de los bienes empeñados. “Nuestro papel se ha redefinido, porque ante una crisis necesitamos ayudar más. Esta situación implica equiparnos mejor y llegar a más personas”, añade de la Luz, y anuncia que Nacional Monte de Piedad no es una casa de empeño, sino una “institución proveedora de ayuda sin fines de lucro”. El director general desea “borrar la mala imagen” de que sólo se acude a su negocio “en los malos tiempos” y propone el empeño como “una forma de inversión”. Eso sí, el Nacional Monte de Piedad ha abierto esta semana diecisiete sucursales en México y ha ampliado su horario, un poco antes de que termine un mes en el que se espera que su volumen de operaciones, estimado en 1.660 millones de pesos mexicanos (unos 128 millones de dólares), supere en más de quinientos millones de pesos al de enero de 2009. La crisis también ha modificado ligeramente el calendario de estas entidades, cuyos periodos de mayor actividad -la cuesta de enero, Semana Santa y el regreso a la escuela- se van alargando progresivamente. Paciencia y algo de lectura parecen los útiles necesarios para sobrevivir a las largas colas que inundan la histórica y céntrica sucursal con la que Nacional Monte de Piedad cuenta cerca de la catedral capitalina. Casi todos los que esperan reconocen que no es la primera vez que acuden al local. “Nos ayudan bastante, porque hay mucha gente que está mal económicamente”, señala un cliente. Pero, a pesar de que muchas casas se presenten como el servicio ideal para aquellos que no pueden acudir a los bancos por un crédito, la realidad del empeño en México es más compleja, ya que algunas no se encuentran registradas en la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). El director general de Estudios sobre Consumo de Profeco, Roberto Bello, ha advertido que el principal problema deriva de la confusión que, a veces, reina en torno a las tasas de interés. Por tal motivo, recomienda que se preste atención al Costo Anual Total y no al porcentaje mensual que algunas casas de empeño exhiben. Según Bello, muchos usuarios pueden pagar hasta un 26 por ciento más de intereses, ya que determinadas entidades cobran los meses completos, sin importar por cuántos días haya sido empeñado un bien. Pronóstico para el año entrante México, la economía más afectada en América Latina por la crisis mundial, crecerá entre 3,2 y 4,2 por ciento en 2010 anticipó ayer el emisor Banco de México, que elevó así su pronóstico inicial de un aumento entre 2,5 y 3,5 por ciento en el PIB. “En las previsiones y el balance de riesgos y ante el desempeño favorable (de la economía) revisamos el parámetro a entre 3,2 y 4,2 por ciento”, dijo a la prensa Agustín Carstens, director del Banco Central. La Ocde estimó en diciembre que México crecerá 2,7 por ciento en el próximo año.LOPJUA

Siga bajando para encontrar más contenido