En México, restaurantes se oponen a ley del humo No tienen zonas de fumadores y dicen que la medida les generará pérdidas.

En México, restaurantes se oponen a ley del humo No tienen zonas de fumadores y dicen que la medida les generará pérdidas.

POR:
octubre 18 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-18

México. La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes (Canirac) denunció que una nueva ley que les obliga a separar físicamente a fumadores y no fumadores en el Distrito Federal “es una sentencia de muerte para casi 35.000 restaurantes” de la capital mexicana. El presidente de la Canirac, Francisco Mijares, señaló en un comunicado que al 98 por ciento de los establecimientos que existen en la ciudad “les será difícil realizar las adaptaciones físicas a sus locales exigidas por las nuevas disposiciones”. El pasado 2 de octubre legisladores del Distrito Federal aprobaron modificaciones legales que hacen más estricta la ley que obliga a separar las zonas de fumadores y no fumadores en establecimientos públicos y restaurantes en la capital mexicana. Las nuevas medidas, que entrarán en vigor a principios de diciembre, refuerzan la Ley de Protección de la Salud de los No Fumadores del Distrito Federal, promulgada en 2004, al obligar a los empresarios a instalar sistemas de extracción y purificación de aire. Si es imposible disponer de áreas separadas quedará prohibido “fumar en todo el inmueble, local o establecimiento”, señaló la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). La Canirac critica las nuevas disposiciones porque no beneficia a los establecimientos formalmente constituidos y considera que los grandes ganadores con ella son los vendedores ambulantes. Agrega que deberían ser los propios dueños de los locales quienes decidan si el local es o no para fumadores, y augura que hasta 15.000 trabajadores podrían perder sus trabajos con esta norma. Mijares sostiene que los pequeños restaurantes serán los más perjudicados por la “desleal competencia de los informales”, que no pagan luz, predial (impuesto municipal), agua, derechos de drenaje y otros gravámenes. Frente a ellos, las autoridades capitalinas señalan que con las nuevas medidas se busca “brindar mayor protección a los no fumadores, fomentar y fortalecer los programas preventivos y de inhibición del consumo del tabaco”, y reducir los índices de mortalidad por esa causa. Además de los restaurantes, la normativa prohíbe encender cigarros en oficinas financieras, centros médicos, de enseñanza o comerciales y cualquier otro local de las instituciones públicas. Según datos de la Secretaría de Salud, cada año mueren en todo el país unas 53.000 personas por padecimientos relacionados con el tabaco. Las cifras también señalan que el 28 por ciento de la población entre los 12 y 65 años fuma, mientras un 52,2 por ciento dice ser fumador pasivo. Efe

Siga bajando para encontrar más contenido