‘Micos’ a espacios libres de humo

El martes pasado, en la Comisión Séptima de la Cámara, le colgaron dos ‘micos’ al proyecto de ley de espacios libres de humo, que de tajo acaban con ese objetivo y favorecen la publicidad de tabaco.

POR:
mayo 22 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-22

El primero de los párrafos, incluido en el artículo cuarto del texto que recogía en todos sus apartes el contenido de la Resolución 1956, expedida por el Ministerio de la Protección Social hace un año y que prohíbe el consumo de cigarrillo en sitios públicos cerrados, dice que es deber de la ciudadanía y de las autoridades respetar y tolerar a los adultos fumadores. Por ende, no se aceptarán actos discriminatorios ni abusos que “atenten contra los derechos fundamentales consagrados en la Constitución”. Este párrafo permite que un fumador adulto consuma cigarrillo donde quiera, bajo el argumento de que la prohibición constituye discriminación y viola sus derechos fundamentales. El segundo párrafo, que se incluyó en el artículo sexto, dio vía libre a la instalación de zonas de fumadores en sitios públicos cerrados, en contravía de lo dispuesto por la resolución del Ministerio, en armonía con el Convenio Marco para el Control del Tabaco, que firmó Colombia. También propende porque en lugares de venta o consumo de cigarrillo se permita la exhibición, promoción y venta de todas las marcas de cigarrillos nacionales e importados, bajo el argumento de que así se busca “evitar la competencia desleal”. El senador José David Name, autor del proyecto, denunció el lobby constante y la presión que ejerce la industria tabacalera para hundir iniciativas que restrinjan el consumo de cigarrillo, se mostró alarmado por lo ocurrido y señaló como autores de los ‘micos’ al representante Venus Albeiro Silva (Polo Democrático ) y Rodrigo Romero. El representante Silva negó haber redactado los párrafos incluidos y dijo desconocer quién es el autor. “Simplemente firmé una ponencia mayoritaria que también firmaron cinco o seis representantes. Sé que me señalan, pero yo apenas soy un voto. A mí los lobbistas no me hacen lobby; la mayoría nunca vota por lo que diga el Polo”. Silva se ha opuesto a los espacios 100 por ciento libres de humo de cigarrillo y a las restricciones a la publicidad del tabaco; de igual modo se ha proclamado “defensor del derecho de la gente a fumar” y del negocio del cigarrillo “que le aporta empleo, impuestos y sustento a miles de colombianos”. Al proyecto de ley sólo le resta un debate en plenaria de Cámara y, de ser aprobado, el proceso de conciliación entre el texto que llegó de Senado y el avalado. Name adelantó que “en la plenaria voy a pedir que se vuelva a aceptar el texto que venía de Senado. Y si eso no es posible, entonces pediré que sea hundido.” El ministro de la Protección Social, Diego Palacio, lamentó lo ocurrido y recordó que los males cardiovasculares (infartos, derrames, trombosis), relacionadas con el consumo de cigarrillo y la exposición al humo de segunda mano, “son la principal causa de enfermedad, muerte y discapacidad en el país; cada día en Colombia, por causas asociadas al tabaquismo, mueren 68 personas”. “No se entiende cómo el legislador puede ir en contravía de una iniciativa que no sólo está establecida en el Cmct de la Organización Mundial de la Salud, sino que goza de gran aceptación entre la población”, agregó el Ministro. No al humo gana aceptación Los resultados de una encuesta de Yanhaas para la Sociedad Colombiana de Cardiología, hecha entre 1.200 adultos, fumadores y no fumadores, de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Quibdó, demostró que nueve de cada diez personas están de acuerdo con las normas que prohíben totalmente el consumo de cigarrillo en lugares públicos. El 85 por ciento los personas manifestaron sentir molestias cuando se ven expuestas al humo de segunda mano. Del grupo de fumadores, sólo el 4,3 por ciento rechazó la propuesta de que los espacios sean ciento por ciento libres de humo (ni siquiera con adecuación de salas para fumadores).WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido