Microsoft se rinde ante el deporte rey y se pone la camiseta en EE.UU.

Microsoft se rinde ante el deporte rey y se pone la camiseta en EE.UU.

POR:
mayo 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-29

Diez meses antes de su primer partido, el equipo Seattle Sounders de la liga profesional de fútbol de Estados Unidos, MLS, ha firmado sólo a un jugador y no tiene entrenador. Pero sí cuenta con un patrocinador importante: Microsoft, cuyo nombre adornará las camisetas del equipo.

Mientras que la exposición de nombres de patrocinadores corporativos en las camisetas de los equipos deportivos no es nada nuevo en Europa y América Latina, aún es toda una novedad en EE.UU. Además del fútbol, en las únicas ligas deportivas importantes de EE.UU. donde ocurre algo similar son las de tenis, golf y automovilismo. Las otras ligas consideran esta práctica poco elegante. Aun así, los uniformes son el espacio más deseado para los ejecutivos de marketing deportivo.

Microsoft y los Sounders anunciaron un acuerdo que colocará las palabras "Xbox 360 LIVE" en las camisetas del equipo cuando inicie su temporada en marzo próximo. Bajo los términos del acuerdo, Microsoft le pagará a los Sounders unos US$4 millones por temporada durante cinco años, según fuentes familiarizadas con el acuerdo.

Se trata de la anotación más reciente de los dueños del equipo, que incluyen al ex presidente de la junta de Walt Disney Joe Roth, el cofundador de Microsoft Paul Allen, el actor Drew Carey y el empresario de Seattle Adrian Hanauer. Los Sounders ya tienen depósitos para 16.000 boletas para la temporada.

Pero el patrocinio de Microsoft es quizá el gol más importante, ya que la compañía ha invertido poco en el marketing deportivo, a no ser por un patrocinio menor en el voleibol profesional y unos pocos eventos fuera de EE.UU.

"Llegar a un acuerdo con una franquicia joven en una liga relativamente nueva es una gran oportunidad para nosotros", sostiene Robbie Bach, director de la división de entretenimiento y aparatos de Microsoft.

Los aficionados al fútbol ven desde hace mucho tiempo la capacidad de un equipo para vender espacio en su camiseta como un símbolo de su fortaleza. El icónico Manchester United cobra US$26 millones a la aseguradora American International Group.
Aunque al principio la MLS se resistió a vender los patrocinios de sus camisetas, ha experimentado una cascada de acuerdos valorados entre US$1 millón y US$5 millones desde que se abrieron a esa posibilidad en 2006.

Primero fueron los Red Bull, el equipo de la bebida energética que representa al estado de Nueva York, el cual compró la franquicia en 2006 y renombró al equipo de Metro Stars a Red Bulls. Ese mismo año, la compañía de jugos XanGo Juice colocó su nombre en los uniformes del Real Salt Lake, el equipo de Utah. El año pasado, se sumaron otras cinco compañías, lideradas por Herbalife, la cual firmó un patrocinio con Los Ángeles Galaxy cuando la estrella David Beckham acordó unirse al equipo.

La MLS, luego de un año difícil, recibió un necesario impulso el año pasado con la llegada del británico Beckham, la personalidad más conocida del fútbol. Otras estrellas internacionales, incluyendo al mexicano Cuauhtémoc Blanco del Chicago Fire, han atraído a varios miles de nuevos aficionados a algunos estadios en Chicago, Los Ángeles y Texas.

Muchos otros estadios abrirán en los próximos años y a pesar de una tímida presencia en la televisión, las franquicias ahora se valoran en entre US$25 millones y US$40 millones, frente a los entre US$5 millones y US$10 millones que valían a principios de la década.

El comisionado de la MLS, Don Garber, dice que el acuerdo de Microsoft es el más reciente signo de que la liga, que estuvo a punto de morir hace siete años, ha ganado un nivel de tracción sin precedentes.

Roth, uno de los ejecutivos de Hollywood más respetados, ha hecho películas durante 35 años pero siempre había querido comprar una franquicia deportiva.

Ex jugador de fútbol en el bachillerato y entrenador del equipo de su hijo durante 15 años, Roth optó por una franquicia de fútbol en Seattle porque la demografía de la ciudad y la historia del deporte apuntaban al éxito.

El equipo de la ciudad en la antigua liga de fútbol de EE.UU., también llamado Sounders, fue una de las franquicias más exitosas. Asimismo, el estado tiene una de las mayores tasas de jugadores juveniles de fútbol con 130.000 registrados, además de otros 60.000 jugadores en ligas para adultos. En un partido de exhibición entre el Real Madrid y el D.C. United en 2006, el estadio Qwest Field se llenó, y antes unos 56.000 aficionados vieron jugar a México frente a China.

El año entrante, cuando empiece a jugar como la decimoquinta franquicia de la liga, Seattle será el décimo equipo de la MLS con un patrocinador corporativo en la camiseta.

Siga bajando para encontrar más contenido