Miedo a la gente, una fobia con remedio

Puede ser normal sentir timidez en ciertas situaciones de la vida, pero deja de serlo cuando este factor se apodera por completo de la persona y le impide actuar con tranquilidad.

POR:
enero 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-16

El panorama puede complicarse si se presentan otros signos como sonrojos, sudoración excesiva, temblor, náuseas, temor permanente a cometer errores, pánico a hablar en público, pues son típicos comportamientos de quienes padecen fobia social o miedo incontrolable a la gente. Se trata, de acuerdo con el Instituto Nacional para la Salud Mental, de E.U., de timidez exagerada, acompañada de miedo y ansiedad intensos y persistentes a enfrentarse a ciertas situaciones sociales, a interactuar con los demás o frente a la perspectiva de ser observados en cualquier situación. La fobia social puede interferir de forma importante en la vida diaria de quien la padece y, en los casos más graves, sobre todo cuando se trata a tiempo, la persona afectada puede requerir asistencia psicológica y el uso de medicamentos. Sin llegar a esos extremos conviene tomar ciertas medidas cuando se perciben indicios de una timidez exagerada, pues es la antesala de la fobia social. Si se abordan y corrigen estas situaciones, y la persona tímida comprueba que no sólo puede salir airosa de los contactos sociales, sino disfrutar de ellos, se habrá aplicado una de las más eficaces vacunas psicológicas para el miedo a la gente. “Identificar las ideas que le atemorizan, anticiparse a las situaciones que producen angustia, establecer metas para ir superando la aprehensión y adquirir y practicar las habilidades sociales, son los ingredientes claves para superar el retraimiento”, dijo la psicóloga clínica Marga Magendri, experta en técnicas de comunicación eficaz y refuerzo de la autoestima. “El más mínimo progreso en la tarea de derribar las ideas negativas que una persona tiene sobre sí misma, y descubrir que son infundadas, permite a los afectados ganar mucho en seguridad y confianza en sí mismos”, señaló la experta. El primer paso para superar la timidez exagerada consiste en reconocer que uno está afectado por este problema. Para averiguarlo hay que analizar si la timidez interfiere en la vida diaria, dado que impide establecer relaciones positivas con los demás. - Dejando la timidez a un ladoCuando las personas sienten ansiedad excesiva ante determinados eventos y empiezan a evitarlos, debería empezar por seguir estas recomendaciones. El primer paso de ese manejo es descubrir las causas de esa timidez exacerbada e infundada: ¿Se considera menos que los demás? ¿Tiene miedo a fracasar? ¿Cree que su opinión no importa? ¿Se avergüenza de sí mismo? “Lo siguiente es analizar lo que nos pasa, intentar descubrir por qué nos ocurre y qué es lo que sentimos, pensamos y hacemos ante una situación en la que nos invade la timidez”, dice la experta Marga Magendri. Si se mantiene una charla con alguien, conviene mirarlo a los ojos, asentir o expresar alguna emoción para que el interlocutor vea que uno está interesado en lo que dice. Hay que moderar la velocidad del habla y el tono de la voz. Si tienen dificultades o incomodidad social en ciertos ambientes, es aconsejable dedicar un tiempo a observar cómo se comportan los demás en esa situación. “Una opción es anotar los comportamientos observados en otras personas y que nos han gustado, e imaginarnos que somos nosotros quienes los llevamos a la práctica”. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido