Miel II, nuevo proyecto hidroeléctrico en Caldas

Caldas ha sido un departamento de grandes proyectos hidroeléctricos, gracias a su inmensa riqueza hídrica. Un ejemplo de esto es la hidroeléctrica Miel I, una de las más importantes del país, inaugurada en el 2003. Cinco años después nace un nuevo proyecto: la hidroeléctrica Miel II.

POR:
mayo 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-28

Al igual que Miel I, estará situado en el río La Miel, en el oriente alto de Caldas. Con una potencia instalada de 118 megavatios (MW), Miel II no tendrá la dimensión del primero, que puede generar 396 MW, pero también estará localizada cerca a los grandes centros de consumo de energía eléctrica como Bogotá, Medellín y Cali, convirtiéndose en una obra trascendenctal para los intereses de la región y de todo el país. De hecho, La Miel II es parte de esos proyectos que le dan cara al futuro y al desarrollo de Colombia, mucho más en la parte energética, en donde las experiencias del pasado pusieron en aprietos a algunos gobiernos, pero que ahora, previendo lo que puede pasar, se le da paso a una construcción ambiciosa que será otro orgullo del Eje Cafetero. Así se prepara no solo la región, sino todo el país para el crecimiento y el nuevo consumo de energía, que se dará, entre otros aspectos, con las nuevas industrias que llegarán con los tratados de libre comercio y con el crecimiento poblacional de las principales capitales de Colombia. El proyecto está ubicado sobre la vertiente oriental de la Cordillera Central, en territorio de los municipios de Samaná, Marquetalia y Victoria, en el oriente del departamento de Caldas. El sitio de captación de aguas se localiza en el punto donde confluyen exactamente los ríos Miel, Tenerife y Pensilvania, y la casa de máquinas estará aguas arriba del embalse de Miel II. UN POCO DE HISTORIA Miel II no es un proyecto nuevo. Desde la década de los 80 se ha hablado del potencial hidroeléctrico del oriente de Caldas. En 1992 se realizaron los estudios de diseño de la obra y dos años después, el Ministerio de Medio Ambiente le otorgó licencia ambiental. Sin embargo, la iniciativa estuvo ‘congelada’ hasta hoy, pues ya cuenta con un socio inversionista, la Empresa de Energía del Pacífico (Epsa), cuyo principal accionista, el grupo español Unión Fenosa, vio en este proyecto una buena opción de inversión. Así, podemos decir que en este momento no solo tiene vía libre, sino que están muy adelantados todos los contratos y convenios pertinentes para su ejecución. El año pasado, Gestión Energética (Gensa), en nombre de los dueños de los estudios: la Nación y varios municipios del Eje Cafetero, le presentó a Epsa el proyecto. Y el 9 de noviembre, Gensa y Epsa formalizaron un Acuerdo de Cooperación en Negocios para el desarrollo de estudios y opción de participación de Epsa en la propiedad del proyecto Hidroeléctrico Miel II. El objeto principal del Acuerdo es adelantar y desarrollar los ‘Estudios de Factibilidad Avanzada’ y los trámites requeridos para la construcción y operación del Proyecto Hidroeléctrico Miel II. Debido a esa negociación, Epsa se quedó con una participación del 65 por ciento en el proyecto Miel II, lo que permitirá adelantar los estudios para el desarrollo del mismo. Solo cuando se concluyan los estudios, a finales de este año, se podrá estimar el costo total, que en todo caso superará los 200 millones de dólares. Igualmente, se tramitará una nueva licencia ambiental, la cual no incluirá el polémico trasvase del río Guarinó. “Este proyecto tiene un esquema sencillo de construcción y socialización”, destacó Jaime Antonio Osorio, presidente de Gensa. TENGA EN CUENTA El trasvase del Guarinó al río La Miel, para aumentar la producción de Miel I, está actualmente en veremos por las demandas entabladas por las comunidades de La Dorada y Victoria que temen quedarse sin agua (sus acueductos se nutren del Guarinó). WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido