Al menos mil mineros operan ilegalmente en Santurbán

A partir de la próxima semana iniciarán los cierres de las principales bocaminas de Eco Oro y AUX en el municipio de California, Santander. Hoy se conocerían las nuevas coordenadas del páramo.

Finanzas
POR:
agosto 01 de 2014 - 03:22 a.m.
2014-08-01

La situación de ilegalidad en la minería de California, Santander, se salió de las manos.

Este municipio que alberga dos de los proyectos más grandes de minería de oro en el país, frenados ante la incertidumbre de las coordenadas y el plan de manejo del páramo de Santurbán, enfrenta una invasión de minería ilegal protagonizada por habitantes de la región y personas que llegan de otras zonas del país.

Estimaciones de la Personería de California calculan que son mil personas las que están entrando de manera ilegal a las minas, incluyendo menores de edad y mineros que vienen de Norte de Santander, Antioquia y el Cauca.

En febrero de este año, cuando Portafolio denunció este problema, se reportaban entre 200 y 300 mineros extrayendo el mineral de manera ilegal de los túneles de las empresas mineras.

Pero la escalada de esta situación llevó a las autoridades locales a ordenar el cierre de las principales bocaminas de las empresas AUX y Eco Oro, dueñas de los títulos mineros que están siendo explotados ilegalmente.

En principio, serán cuatro las bocaminas selladas con rejas, arena y rocas. El cronograma planteado por las empresas y la Alcaldía municipal señala que entre el 5 y el 14 de agosto se clausurarán las minas Las Paredes, La Perezosa, La Armenia (también conocida como El Indio) de propiedad de Eco Oro y La Bodega, de AUX.

PROBLEMA SOCIAL

“Ya hemos tenido dos casos graves de accidentes por esta situación; en uno de ellos estuvo involucrado un menor de edad y en otro hubo un adulto que quedó con incapacidad total por un desprendimiento en una mina. Se han registrado otros casos de accidentes, pero menos graves”, reportó Ciro Arias, personero municipal.

Estas no son las únicas minas en las que se está presentando esta situación, pero son en las que se han registrado mayor presencia de los ilegales. De hecho, en Vetas, municipio vecino, también se da este fenómeno, en los títulos de la firma Leyhat.

Esta minería ilegal, que coloquialmente se le conoce en la región como ‘galafardeo’, consiste en que van grupos de 8 a 12 personas, que armados con picos y palas desprenden las rocas de los socavones, que, en algunos casos, contienen aún abundante mineral.

Las rocas se las llevan en sacos para procesarlas en sus casas y para extraer el oro en plantas artesanales.

De acuerdo con Arias, en una jornada de ‘galafardeo’, los mineros pueden extraer desde 300 mil hasta 300 millones de pesos, si cuentan con suerte. El atractivo económico de esta actividad ha llevado también a un aumento de la deserción escolar, pues muchos jóvenes prefieren dedicarse a la minería ilegal para tener ingresos que seguir en el colegio.

Además del problema de seguridad para los mineros, los daños ambientales causados por esta actividad pasan a ser responsabilidad de las dueñas de los títulos, por eso las compañías solicitaron amparos administrativos que les permitieran exigirle a la autoridad local acciones policivas.

Cabe recordar que las fuentes de empleo formal de California eran las empresas AUX y Eco Oro y sus contratistas, pero estas firmas están operando a su mínima capacidad, por lo que hay más de mil personas desempleadas.

INCERTIDUMBRE LATENTE

La ministra de Ambiente, Luz Helena Sarmiento, aseguró ante los alcaldes de la zona que hoy se entregarán las coordenadas definitivas del páramo de Santurbán. Y anunció fuertes medidas para frenar la ilegalidad en la zona.

Sin embargo, lo que aún se desconoce es cuándo presentarán el proyecto de ley que determinará de qué manera se ordenará el territorio del páramo.

El caso Santurbán marcará la pauta con relación a los demás 33 páramos del país, cuyos límites deberán ser precisados por el Minambiente.

NUEVO DEBATE EN EL CONGRESO

La bancada santandereana en la Cámara de Representantes citó a los representantes del ministerio de Agricultura, Ambiente y del Interior a un debate de control político por la falta de claridad entorno a las coordenadas del páramo de Santurbán y los lineamientos que se utilizarán para ordenar este territorio, luego de que se adopte la nueva cartografía.

A la discusión también fue invitada la Agencia Nacional de Minería, ANM.

Y es que además de la nueva delimitación los congresistas indagarán por el proyecto de ley que fijará las reglas de juego para el manejo de los páramos en Colombia.

Nohora Celedón

Economía y Negocios