El milagro del Carmen de Bolívar después de 200 años

Dos siglos han tenido que vivir los habitantes del municipio sin el servicio de acueducto, el único asomo de este lo tuvieron hace algo más de 50 años con la implementación de pozos artesanales, adicional a esto, según el Dane, solo el 0,03 por ciento de la población cuenta con alcantarillado.

El milagro del Carmen de Bolívar después de 200 años

Archivo particular

El milagro del Carmen de Bolívar después de 200 años

Finanzas
POR:
julio 07 de 2015 - 01:30 a.m.
2015-07-07

¿Cómo han sobrevivido dos siglos sin agua?, ¿cómo pueden pasar algunos días sin poder bañarse con esta alta temperatura?, ¿es posible que personas de escasos recursos sacrifiquen su alimentación, dinero y oportunidad de una vida digna al gastar sus mínimos recursos comprando carretas de agua diariamente?

Las anteriores son las preguntas que según sus pobladores se hacen los visitantes al acercarse al Carmen de Bolívar, un municipio situado a 114 kilómetros al sudeste de Cartagena de Indias, el cual tiene una temperatura promedio superior a los 33 grados centígrados, y una población cercana a los 100 mil habitantes, territorio que durante décadas ha vivido sin algunos de los servicios públicos básicos los cuales, según el Índice de Pobreza Nacional, son necesarios para vencer las precariedades.

En días pasados, los carmeros vivieron algo a lo que ellos mismos denominaron como un verdadero milagro, después de dos siglos de espera y de, según ellos vivir muchas veces la ilusión de tener agua en sus hogares, se hizo entrega oficial del acueducto para este municipio.

Y es que, según narra Josefa María Acosta, quien lleva 62 años viviendo en el Carmen, por seis veces han tocado el cielo y vuelto a caer, además agrega que esto se ha dado a causa de la administración indebida de los recursos “Aquí ha venido gente muy importante, alcaldes, presidentes, a hacer entrega del agua, abren la llave, pero cuando se van es como si el agua se fuera con ellos”, menciona Acosta.

Al parecer lo que menciona Josefa María es un secreto a voces, y no solo en este poblado, ya que según comenta el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, el precio de este acueducto no son solo los 48 mil millones de pesos de la actual inversión, este costo se puede triplicar si se tienen en cuenta las veces anteriores en las que ha sido ‘construido’.

Y esta ilusión la vivieron cada uno de los habitantes que diariamente debían sortear toda clase de obstáculos, incluyendo el económico, para poder conseguir un mínimo de baldes o carretas con el preciado líquido con el cual, entre otras actividades, preparar sus alimentos, limpiar la casa, lavar la ropa.

Para llevar a cabo esta labor, menciona Eudico Acosta, habitante del sector, en su mayoría eran las mujeres las que se levantaban desde muy temprano a hacer largas filas en puntos estratégicos a donde llegaban los carrotanques, las cuales podían demandar un tiempo de entre dos y cuatro horas, para adquirir una carretilla por un precio de 6 mil pesos, es decir, un promedio de 180 mil pesos mensuales.

“Este es un acueducto de verdad” dice Justiniano Miranda Hernández, de 77 años de edad, nacido en el Carmen de Bolívar, quien participa con gran emoción del evento de entrega, a la par que recuerda que el único asomo de acueducto lo tuvieron hace algo más de 50 años, con unos pozos artesanales, los cuales a causa de falta de mantenimiento sufrieron un gran deterioro y dejaron de abastecer a la comunidad.

Hoy, y desde hace algunos meses, para no crear una falsa ilusión en los carmeros, funciona el acueducto las 24 horas al día y los habitantes pasaron de gastar elevadas sumas mensualmente en el servicio a facturar entre 8 mil y 25 mil pesos mensuales.

“Con la inclusión de este servicio sabemos que va a mejorar la vida de los pobladores, se ahorrará dinero en el sistema de salud pública ya que se evitarán diarreas crónicas en niños y enfermedades parasitarias, a la par que mejorarán sus facultades educativas” concluye Henao.

ENTREGA DEL ACUEDUCTO 

Según el Ministerio de Vivienda, la obra con la que podrán vivir con dignidad, más de 56 mil habitantes costó 48.008 millones de pesos, y garantizará el abastecimiento hasta el año 2048.

Las obras de este proyecto, que tardaron menos de dos años en terminarse, consistieron en la prolongación de las líneas de impulsión de los pozos de agua potable en el sector El Piñal, la construcción de 3.675 domiciliarias con su micromedición en los sectores 3, 4 y 6, y la optimización y ampliación del acueducto del casco urbano.

Al evento de entrega del acueducto asistieron el ministro de Vivienda Luis Felipe Henao Cardona; el vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, y esteban Santos, en representación de su padre, Juan Manuel Santos, así como representantes municipales y departamentales.