En por lo menos un millón de sacos de café, valorados en US$300 millones, afectó invierno a zonas cafeteras

Hoy arranca el Congreso de los Cafeteros, cerrando dos años de cifras a la baja (producción y export

POR:
diciembre 01 de 2010 - 12:14 a.m.
2010-12-01

Esto lo informó el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, quien hoy, junto con el presidente Santos, inaugura el 67 Congreso Nacional de Cafeteros. Ahora, el éxito o el fracaso de la caficultura colombiana en el 2011 dependerá, casi exclusivamente, de las condiciones climáticas, porque todo lo 'humanamente' posible se ha hecho.

Entre estas acciones se cuentan con la renovación de los cafetales envejecidos y la fertilización de las áreas productivas. Así, si deja de llover, habrá floraciones que se traducirán en granos, tanto para la 'traviesa' o 'mitaca' del primer semestre como para 'la grande' del fin de año.

Con respecto a la renovación de cultivos, la cifra del 2010 (hasta octubre) es de 71.000 hectáreas, una labor que arrancó en el 2006 y que ya suma 352.000 hectáreas. Para 2011 se espera una cifra similar a la de 2010.

Además, destacó el gerente del gremio cafetero, se esperaría un crecimiento del área sembrada del país en unas 200.000 hectáreas más; estas nuevas áreas sembradas se sumarían a las 887.661 que tiene la Federación en sus cuentas y llegaría a superar un millón de hectáreas sembradas con café.

Sólo así podría cumplirse con las metas de producción, trazadas a finales del 2008, cuando se anunció una expectativa de algo más de 13 millones de sacos de café en el 2010.

El propio gerente de la Federación indicó ayer que este año la producción del país será de unos nueve millones de sacos. A esto le agregó un optimismo marcado, pues para llegar a este volumen será necesario producir más de un millón de sacos durante noviembre y diciembre de este año; por ahora, hasta el cierre de octubre, van 6,7 millones de sacos.

Así las cosas, el país llegaría a un tercer año consecutivo con merma en la producción y las exportaciones del grano, mientras crece el consumo mundial.

El lado bueno que le encuentra el gerente de la Federación a esta situación de evidente escasez del grano en el mercado es que se mantendrían los precios altos registrados durante el 2010, siempre superiores a los dos dólares por libra.

Por ende, serían mejores ingresos para los caficultores colombianos.

Crece mercado mundial

"Ahora, el consumo mundial, promedio anual, es de alrededor de 119 millones de sacos, lo que indica una tendencia positiva, impulsada principalmente por los países exportadores de café y algunas economías emergentes", dice un documento de la Organización Internacional del Café (OIC).

El gremio cafetero mundial cree que la limitada oferta ha llevado a una reducción considerable en las existencias iniciales de los países productores en el año de cosecha 2010/11 y calcula que los inventarios se han reducido hasta llegar al nivel histórico más bajo, de menos de 12 millones de sacos.

La preocupación acerca de la oferta -dice la OIC- se debe a las alteraciones climáticas, no sólo en Colombia, como las anotadas por la Federación, sino en el resto del mundo, que contribuyen a la 'firmeza' de los precios del café.

"En particular, fuertes lluvias en países productores de robusta como Vietnam, Indonesia y la India también contribuyeron a la subida en los precios del robusta.

"Además, lluvias inesperadas han afectado la producción de América Central y también de Colombia, que ya ha experimentado bajos niveles de producción en tres años consecutivos de cosecha", concluyó la OIC.

'En cinco años no habrá mas roya': Muñoz

 

Definitivamente, la plaga de la roya acabó con la producción y con todo lo esperado de la caficultura colombiana. Esto se debe a que 300.000 hectáreas son de arbustos muy envejecidos y están atacados por la plaga.

Otras 350.000 hectáreas también estarían afectadas, mientras que el resto son cafetales renovados, que son resistentes al ataque del hongo.

"Por zonas, en la parte norte del país (Magdalena, Cesar, La Guajira, santanderes) la incidencia de la roya es muy poca y no llega al 10 por ciento del área; en el centro del país está alta y en el sur, donde ya pasó la cosecha, está disminuyendo", dijo el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz. El dirigente gremial aseguró que la plaga de la roya desaparecerá de los cultivos de café en un plazo no mayor de cinco años.

Para cumplir con este propósito se pondrá en marcha un 'plan de choque' para el control del mal con la siembra de variedades resistentes, que ahora será obligatoria para los cultivadores, lo mismo que dar asistencia técnica a los productores.

Dicho plan tiene un presupuesto de 10.000 millones de pesos, recursos que se destinarán a la entrega de fungicida para aplicar durante este mes y entre abril y mayo del año entrante, y así recuperará 61.000 hectáreas. Otras 23.000 hectáreas se recuperarían con la siembra de variedades resistentes.

Además, para atacar el mal en 60.000 hectáreas de cafetales tradicionales, entre envejecidos y tradicionales jóvenes no recuperables, se disponen de 144.000 millones de pesos. Los recursos se desatinarán a financiar líneas de crédito para que los pequeños productores renueven el total de sus áreas sembradas.

Se estima que cada uno de los pequeños recibirá un crédito por 6 millones de pesos, con un ICR (subsidio) del 40 por ciento, sin intereses y con dos años de gracia. Las condiciones para los medianos productores son de hasta el 20 por ciento del área y un ICR de entre el 30 y el 40 por ciento.

Siga bajando para encontrar más contenido