Un millón de viviendas | Finanzas | Economía | Portafolio

Un millón de viviendas

Una de las pocas propuestas novedosas en esta campaña electoral que se ha caracterizado por la falta de debate entre los candidatos, ha sido el programa de “Vivienda para todos” propuesto por Horacio Serpa, que consiste en promover en su gobierno la construcción de un millón de soluciones de vivienda de interés social, es decir un promedio de 250.000 soluciones por año.

POR:
mayo 02 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-02

La meta es ambiciosa, pero es absolutamente indispensable plantearse una meta tan alta pues es la única manera de empezar a reducir el enorme déficit de vivienda que existe en el país; según los estimativos del DNP, en 2003 un millón y medio de hogares colombianos no tenía vivienda, y otros 900.000 habitaban en viviendas sin las mínimas condiciones requeridas. Si a esto se añade el crecimiento del número de hogares, que puede ser del orden de 150.000 por año, se concluye que aún con una meta tan ambiciosa como la propuesta por Serpa, Colombia no alcanzaría a solucionar su déficit habitacional para el año 2019. El programa de “Vivienda para todos” tiene 3 componentes: 650 mil unidades con valor promedio de 50 salarios mínimos, 150 mil lotes para autoconstrucción, con servicios públicos instalados por cuenta de la Nación y 200 mil viviendas fiscales para los desplazados, que se entregarían en arriendo con opción de compra. Este último elemento implica un cambio fundamental en la orientación del gasto público para empezar a solucionar la tragedia humana y social de los 3 millones de compatriotas que lo han perdido todo por causa del conflicto interno. Para superar los obstáculos que hoy dificultan la adjudicación de subsidios para VIS y limitan la oferta de crédito para los potenciales beneficiarios, se propone eliminar el requisito del ahorro programado y se pondrá en marcha un eficiente mecanismo de financiación que cumpla la obligación constitucional de ofrecer para los créditos de vivienda la tasa más baja del mercado. De esta manera el subsidio entregado por la Nación o por las cajas de compensación cubriría la cuota inicial del 30% del valor de la vivienda y el saldo se financiaría en condiciones asequibles para que una familia con ingresos inferiores a 2 salarios mínimos pueda pagar las cuotas mensuales. Los lotes con servicios se asignarán a las familias más pobres, es decir a aquella con ingresos mensuales de hasta un salario mínimo. Para la financiación de los subsidios se seguirán utilizando los recursos parafiscales que hoy administran las cajas de compensación y se reasignarán recursos del presupuesto nacional, de acuerdo con los criterios constitucionales de progresividad del gasto y prioridad del gasto social. Para tener un punto de referencia que muestra la viabilidad de la propuesta se puede decir que el gasto adicional en subsidios para los pobres es inferior a los 500.000 millones anuales prometidos por el Gobierno para compensar a los perdedores del TLC, más los subsidios a los compradores de vivienda de estratos altos a través de las cuentas AFC. Un aspecto fundamental para el éxito del programa es el fortalecimiento de las instituciones públicas responsables de su ejecución (tales como el Viceministerio de Vivienda, Fonvivienda y el FNA) y la coordinación con los municipios para garantizar la oferta de tierras evitando la especulación con los precios, y la adecuada prestación de los servicios públicos. El programa de Serpa representa una marcada diferencia con las pobres ejecutorias del Gobierno de Uribe en este campo, pues a pesar de que en la campaña del 2002 el candidato-Presidente prometió que iba a asignar 400.000 subsidios para VIS, la realidad es que, según las cifras del Dane, en estos cuatro años tan solo se dieron licencias para construir 170.000 unidades de VIS. Por el contrario, en el mismo período se dieron licencias para construir 300.000 viviendas para estratos altos, lo que confirma que la bonanza de la construcción ha beneficiado sobre todo a los de arriba, como sucedió con la mayoría de las medidas de política económica de este Gobierno. El programa de “Vivienda para todos” es parte del cambio de rumbo necesario en Colombia para que los frutos del crecimiento sean para todos y no sólo para unos cuantos privilegiados. Consultor privado" El programa de Serpa en materia de vivienda, que ha llamado “Vivienda para todos”, representa una marcada diferencia con las pobres ejecutorias del Gobierno de Alvaro Uribe”.

Siga bajando para encontrar más contenido