La ‘mina de plata’ está en la plaza de Corabastos | Finanzas | Economía | Portafolio

La ‘mina de plata’ está en la plaza de Corabastos

Con 22.000 millones de pesos diarios, en efectivo y en las manos de 6.500 comerciantes, todos creen que hay buenos negocios por hacer: los bancos, las compañías de seguros, los corredores de bolsa, los vendedores de ‘chucherías’ y hasta los prestamistas usureros.

POR:
septiembre 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-08

Este es el monto estimado que a diario se mueve en la Central de Abastos de Bogotá (Corabastos), a donde ingresan 200.000 personas y 12.500 vehículos de carga que transportan no menos de 11.000 toneladas de alimentos, mientras que se producen 6.500 toneladas diarias de desechos (que para muchos, también es negocio). En Corabastos, como caso particular del movimiento diario de dinero circulante, muchos negocios son ‘palabriaos’, con ‘vales’ que en la realidad no valen nada o ‘a dos contados’ (uno cuenta usted y otro cuento yo); por su parte, el cheque, título valor en franco desuso, aún se usa. Así, los negocios se hacen y se concretan, casi de la misma forma que desde hace 36 años, cuando la Central cobró vida el 20 de julio de 1972, dejando de lado a la Plaza España, tradicional sitio de mercado en Bogotá. Durante todo este tiempo ha reinado la informalidad, pero últimamente ha crecido el interés de compañías del mundo formal por participar de esa avalancha diaria de dinero. Por ejemplo, el sector financiero ha venido acercándose año tras año, y hoy son ya 14 entidades que prestan sus servicios. El último en llegar, el pasado 8 de mayo, fue la firma comisionista de bolsa Global Securities, que ofrece productos y servicios como inversiones en títulos de renta fija (CDT), fondos de valores (que ofrecen la posibilidad de alta rentabilidad) y asesorías en inversiones en otros títulos valores, lo mismo que en acciones. “Las primeras semanas fueron de mucha curiosidad al interior de la Central, pues se trataba de un negocio novedoso, ya después de esto, vinculamos a muchos clientes nuevos en el mercado de capitales”, dijo Andrés Ortiz: vicepresidente ejecutivo de Global Securities. Luego de estar en la oficina, los funcionarios salieron en búsqueda de sus clientes, bodega por bodega, ofreciendo su portafolio de productos y servicios, en una estrategia de mercadeo de la que se espera que la firma haga parte de la comunidad. “Sin duda, los títulos valores como las acciones han sido los favoritas de nuestros clientes, seguidos por los de la renta fija y, en tercer lugar, las carteras colectivas (antes llamados fondos de inversión). “Por ejemplo, las acciones de Ecopetrol, Bancolombia y el Éxito han tenido una alta demanda”, anotó Ortiz, quien no informó del volumen de las transacciones realizadas por esta oficina. De acuerdo con el comisionista, tras los buenos resultados de esta oficina y de consolidarla como ‘punta de lanza’, está evaluándose la apertura de 10 oficinas más, bien sea en otras centrales de abastos del país o en algunos municipios de alta actividad comercial. “Estarán funcionando en un lapso de dos años”, concluyó Ortiz. LA CENTRAL EN CIFRAS 1972 (20 de julio), fecha en que abrió sus puertas. 6.500 comerciantes trabajan allí. 12.500 vehículos de carga entran diariamente. 12.000 toneladas de alimentos se venden por día. 129.106 toneladas de alimentos se comercializaron durante julio. 200.000 compradores diarios.Más entidades ‘hacen cola’ para trabajar en la centralAdemás de la firma comisionista que abrió oficina allí, dos entidades financieras más están ‘haciendo cola’, en espera de la aprobación para la apertura de oficinas. “Actualmente 30.000 personas utilizan los servicios financieros disponibles, algo menos del 15 por ciento de las personas que a diario ingresan aquí”, dijo José Gonzalo Romero, gerente de Corabastos. De otra parte, agrega el funcionario, una alta cantidad de transacciones, especialmente en el sector de los granos y los procesados se están haciendo por Internet, gracias al sistema inalámbrico de la central, que cubre unas 15 hectáreas. Desde esta zona, los importadores de cereales se conectan con las compañías comercializadoras que los surten, con los puertos para verificar el estado de sus embarques, con los comisionistas de la Bolsa Nacional Agropecuaria (BNA) o con sus compradores minoristas. De otra parte, donde el dinero en efectivo sí se ve, es en las transacciones de los alimentos perecederos, es decir, las frutas, las hortalizas, las verduras y la papa, entre otros. “El 90 por ciento de estas transacciones con estos productos se hacen de palabra, personalmente o por teléfono celular. “En apenas un minuto de llamada, desde una cabina, se concretan negocios millonarios en los que se establecen los volúmenes, las calidades y el precio. Los pagos... en efectivo”, concluyó Romero. 2.800 toneladas de papa, que se comercializan a diario en la Central de Abastos de Bogo- tá, son operaciones que se hacen, todas, en efectivo. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido