Minhacienda se ‘ablanda’ en la tributaria

Sin empezar aún la discusión formal del proyecto de reforma tributaria en el Congreso, el Gobierno aceptó reconsiderar varias de sus propuestas iniciales. (VER GRAFICO)

POR:
agosto 25 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-25

Ayer el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, durante la Asamblea de la Andi en Cartagena, anunció que varios temas están en estudio de los técnicos de la Dian y del Ministerio para establecer posibles modificaciones, algunas de las cuales tienen que ver con las observaciones del gremio de los industriales. Entre la baraja de posibles modificaciones está el régimen que debe regir para las entidades sin ánimo de lucro, los gremios y las cajas de compensación en materia de renta. La propuesta inicial del Gobierno es que tengan un tratamiento como el de las empresas. Sin embargo, las observaciones y peticiones de diferentes organismos, tiene al equipo económico analizando la posibilidad de mantener un tratamiento especial, vía tarifa. Aunque la idea del Ministerio de Hacienda es eliminar las deducciones, exenciones y demás beneficios del impuesto de renta, en la ‘baraja’ de cambios se estudia permitir que se mantenga la deducción de las donaciones a las actividades culturales, así como la deducción por el pago del impuesto predial y el de industria y comercio. Igualmente, está el tema de las compras a vinculados económicos y el de las zonas francas, pues el régimen que se aprobó el año pasado para ellas, y que las pondría a tributar en renta al 15 por ciento desde el 2007, desaparecería con la reforma tributaria, lo que implica que deberían pagar impuesto a la tarifa general. Además, el ministro Carrasquilla estudia mantener la devolución del IVA a los exportadores, en especial para los que se ubiquen en zonas francas. Sobre uno de los temas más sensibles de la tributaria, el de los asalariados, al parecer también habría cambios. El rechazo generalizado que ha causado la propuesta del Gobierno de, no sólo, eliminar los beneficios que hoy tienen los asalariados para bajar la base gravable de la retefuente, sino también el salto que habría entre las tarifas con las que se gravarían (15% y 34%) obligó al Ejecutivo a revisar el tema. Buscarán tarifas intermedias entre esas dos, es decir escalonar los rangos, para 'suavizar' la propuesta. Por ahora no habría marcha atrás en la eliminación de los beneficios para la clase trabajadora. “Solamente el 1,8 por ciento de la población quedaría gravada con el impuesto de renta, por lo que no es posible generalizar que todos los asalariados sufrirían un gran impacto. Se encuentra en revisión la posibilidad de aplanar más la tarifa”, dijo el Ministro ayer en su presentación ante los industriales. Agregó que lo que se quiere para las personas naturales es un esquema sencillo, sin exenciones y lo más plano posible. Ayer volvió a referirse al IVA del 10 por ciento a la canasta básica, que es el otro punto que genera preocupación, pero fue contundente e invitó a pasar de la oratoria a la práctica. “El Gobierno ha recibido el mensaje claro. No se juzga conveniente gravar la canasta básica. Entonces pasemos a definir cuáles son los bienes que deben ser excluidos, salgamos de esa discusión y procedamos”, puntualizó. Agregó que, después de escuchar a congresistas, analistas y a la opinión pública en general, serían unos 10 productos que no se podrían gravar, y entre ellos estarían la papa, la yuca, algunos cárnicos, los huevos y el pan, entre otros. En lo que toca al cuatro por mil, reiteró que a nadie le gusta ese gravamen. “No le gusta al Presidente, ni a mi, ni a nadie. Pero yo no puedo decirle al país que voy a reducir la tarifa, ni decirle al mismo tiempo por cuál impuesto se va a sustituir”, puntualizó. Y a pesar de los cuestionamientos y de las revisiones que están haciendo, Carrasquilla no tiene entre sus planes retirar la reforma tributaria del Congreso. Mientras se mantengan los cuatro principios esenciales, competitividad, equidad, estabilidad y simplicidad, se podrán considerar cambios. “Seria inaceptable e inaudito que no hiciéramos algo serio. Si no somos capaces de aprovechar esta oportunidad, habremos fracasado”, dijo. En el marco de la Asamblea de la Andi, también el codirector del Banco de la República Juan José Echavarría se refirió al proyecto tributario. Dijo que el cuatro por mil es inconveniente porque está ayudando a la creación de una banca ‘enana’. Por su parte, el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, ratificó su respaldo al proyecto, pero insistió en que la tarifa de renta debe bajar de una vez al 28 por ciento.

Siga bajando para encontrar más contenido