De minirreforma, sólo el nombre

El Gobierno está desaprovechando la oportunidad histórica para hacer la gran reforma tributaria estructural. La que se discute hoy en el Congreso es la más grande del decenio. Con ella se recaudarán seis billones de pesos y podría asegurar que será mayor su recaudo. Un solo tema, la eliminación de la deducción de reinversión de utilidades del 30%, generará más de cuatro billones. La tesis de hacer una reforma tributaria anual genera desconcierto e inseguridad jurídica en el sector productivo e inversionista. Si el objetivo es disminuir el déficit fiscal es el momento para hacerlo.

POR:
diciembre 03 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-03

Con el fin de promover la productividad sin perjudicar a la población se implementará la reducción de la sobretasa del consumo de energía, disminuyendo al 10% en el 2011 para eliminarse en el 2012, sin permitir el incremento de las tarifas de los estratos uno, dos y tres. De otro lado, la exención del IVA del acceso a Internet es clave para disminuir desequilibrios y exclusión. El ajuste al cobro del impuesto del 4X1.000 generará más de $700.000 millones, razón por la cual propuse derogar varias de sus 19 exenciones, evitando que el sistema financiero y de valores siga eludiendo su cobro a través de cuentas puentes para el pago de proveedores. Aunque es una lástima que por su alto recaudo no se acabe este tributo, propuse su desmonte con la entrada en vigencia de la ley, pues no tiene presentación que se quiera empezar a disminuir un punto a partir del 2012, y aunque tenga un costo de 625 mil millones su anticipación, será compensada rápidamente con la mayor bancarización. Las derogatorias que conlleva esta reforma impactan los créditos en el exterior, pues los decretos vigentes del Gobierno gravan con una retención del 33% sus intereses, encareciendo así el endeudamiento externo del sector productivo, el cual venía creciendo a ratas superiores del 70% anual, causando una mayor revaluación por el exceso de divisas. Se impedirá la creación de deudas ficticias y el descuento de las acciones con el fin de evitar que los grandes contribuyentes, y quienes pagan el impuesto al patrimonio, busquen su elusión incrementando estos dos factores para quedar con menos de 3.000 millones de patrimonio líquido a 31 de diciembre de 2010. Aumentarán las sanciones con el 1.000% del valor de los tributos exonerados para quien adquiera o distribuya combustibles líquidos derivados del petróleo en la zona de frontera. En pro de defender a los pequeños empresarios y las pymes, se les permitirá el pago en efectivo de sus obligaciones tributarias hasta por 500 millones al año. Será función de la Dian castigar a los evasores asumiendo la carga de la prueba, porque no se puede volver ilícito el manejo físico del dinero. Me niego a que se quiera bancarizar a la fuerza, prohibiendo que los pagos fiscales se hagan en efectivo. De otro lado, se mantendrá el beneficio de auditoría obligando con este mecanismo a muchos que no tributan lo debido a pagar siete veces la inflación como mínimo por encima de lo pagado el año anterior. Es lamentable no haber aprovechado la oportunidad para reducir los 1.200 artículos del estatuto tributario en 300. Hubiera sido clave, acabar las exenciones e ir desmontando los subsidios, resultado de una errada política de populismo de derecha y de izquierda, donde las únicas perjudicadas han sido las finanzas del Estado; unificar impuestos, una sola tarifa de IVA y de renta para poder acabar el déficit fiscal del 4,3% del PIB. Esperamos que el Gobierno cumpla su palabra y el año entrante se presente la reforma estructural necesaria que permita una tributación progresiva, equitativa y transparente. "Es lamentable no haber aprovechado la oportunidad para reducir los 1.200 artículos del estatuto tributario en 300. Hubiera sido clave, acabar las exenciones e ir desmontando los subsidios, resultado de una errada política de populismo de derecha y de izquierda”. sanchezca42@hotmail.com *Senador de la República ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido