Minminas plantea revisión de impuestos a la gasolina

De los $8.535 que se pagan por un galón de gasolina corriente en Bogotá, $2.466 corresponden a impuestos.

Ilustración

Gasolina

Ilustración

POR:
septiembre 29 de 2011 - 08:02 p.m.
2011-09-29

El Ministro de Minas, Mauricio Cárdenas Santamaría, planteó una revisión completa a los impuestos que se cobran a la gasolina, como parte de los análisis y discusiones en busca de establecer menores precios al consumidor.

“Si el país quiere dar un debate sobre si el precio es alto o bajo, es algo que hay que hacer en el contexto de la reforma tributaria, porque el componente que determina la diferencia del precio de la gasolina frente al precio internacional son esencialmente los impuestos”, señaló el funcionario.

Al explicar la nueva fórmula para el cálculo de los precios de los combustibles, bajo la cual las variaciones nunca superarán el 1,5 por ciento, el funcionario señaló que de los 8.535 pesos que se pagan por un galón de gasolina corriente en Bogotá, 2.466 pesos corresponden a impuestos, es decir, el 28,8 por ciento.

El nuevo ministro de Minas y Energía dijo que en esencia se mantendrá la fórmula que dejó su antecesor, Carlos Rodado.

Los cambios del impuesto global, uno de los tres gravámenes que se cobran por el consumo de combustibles en Colombia, y que hacen parte de las estrategias del Gobierno para reducir la volatilidad de los precios internacionales del petróleo en el costo del galón de gasolina, tendrán que esperar hasta el próximo semestre.

El aplazamiento de la medida se da como consecuencia del anuncio del ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, de aplazar para marzo próximo la presentación al Congreso de la reforma tributaria, con la que se busca subir el volumen de negocios para mejorar la competitividad de las empresas.

Con la decisión, que se tomó tras una petición de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), se deja en espera la implementación de un sistema de estabilización automático del impuesto global.

Este esquema consiste en que cuando el precio mundial del crudo y de la gasolina esté desbordando unos niveles que el Gobierno fijará, se reducirá el impuesto global que se les cobrará a los consumidores en cada galón de combustible.

Siga bajando para encontrar más contenido