Minutas de Banrepública muestran sesgo bajista en tasa y PIB

Las Minutas de la pasada reunión señalan que, debido al contexto externo, la economía colombiana crecerá en 2015 y 2016 menos que en los años 2013 y 2014.

Junta directiva del Banco de la República.

Archivo / Portafolio

Junta directiva del Banco de la República.

Finanzas
POR:
febrero 13 de 2015 - 06:56 p.m.
2015-02-13

El pasado 30 de enero, la Junta Directiva del Banco de la República, por unanimidad, consideró mantener la tasa de interés de intervención en 4,5 por ciento, tal y como preveían los analistas económicos.

Dicha reunión mensual contó con la presencia del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, el gerente general, José Darío Uribe Escobar y los directores, Carlos Gustavo Cano, Ana Fernanda Maiguashca, Adolfo Meisel, César Vallejo y Juan Pablo Zárate.

Esto analizó la Junta para dejar inalterada la tasa de intervención por un mes más:

En el contexto macroeconómico, la demanda interna sigue dinámica en un contexto cercano a la plena utilización de la capacidad productiva, junto a una inflación y sus expectativas que se sitúan por encima del 3 %.

"Lo anterior se ha dado en un entorno de fuerte deterioro de los términos de intercambio y con elevada incertidumbre sobre su comportamiento futuro. La actividad económica mundial se recupera de forma más lenta a lo esperado y la evolución del costo de financiamiento también es incierta. 

Todos estos factores pueden incidir en el comportamiento futuro de la demanda agregada", señala el Banrepública.

Además, los miembros de la Junta concuerdan en que la economía colombiana se ajustará a la caída en los términos de intercambio creciendo en 2015 y 2016 menos que en los años 2013 y 2014.

La dinámica de la inflación en 2015 estará principalmente afectada por el menor crecimiento económico y por los posibles efectos de corto plazo de la devaluación del peso sobre la inflación del consumidor. Algunos miembros de la Junta consideran que el efecto de la devaluación puede inicialmente primar sobre el del menor crecimiento y desviar transitoriamente la inflación de su meta.

"En la medida que las expectativas permanezcan ancladas a la meta de mediano plazo (3 %) este efecto sobre la inflación se desvanecería en el horizonte de política", agrega el Emisor.