Las mipymes y la economía colombiana

Lejos quedaron los tiempos en que las políticas industriales apoyaban la creación de grandes empresas.

POR:
mayo 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-28

Ello bajo el supuesto de que en la generación de economías de escala estaba la base de la competitividad de los países.

Lejos quedaron también las políticas proteccionistas, que patrocinaron empresas sin incentivos hacia la competitividad y con marcados sesgos antiexportadores.

La revolución de la computación, la Internet y las telecomunicaciones mostró que las empresas de menor tamaño tenían enormes ventajas frente a las grandes, especialmente por su flexibilidad y facilidad de adaptación a condiciones de entornos cambiantes, gracias a la propia dinámica de la renovación tecnológica.

Desde entonces, los gobiernos, tanto de economías desarrolladas como en desarrollo, han enfocado sus esfuerzos hacia la creación de los ambientes adecuados, y a la remoción de obstáculos para el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

Las mipymes representan el 96,4 por ciento de los establecimientos empresariales de Colombia, generan el 80,8 por ciento del empleo del país, y tienen presencia en los diferentes sectores productivos.

Estas cifras demuestran la importancia del sector para la economía de la nación, y para la generación de empleos. Dada la importancia de este segmento empresarial para el país, en el Gobierno Nacional y en especial en este Ministerio estamos empeñados en crear un entorno propicio para el crecimiento y desarrollo competitivo del sector; para ello, hemos formulado la política de transformación productiva, que, entre otras, incluye una política de formalización empresarial.

En Colombia, como en la mayoría de países, se ha identificado el acceso al crédito como una de las principales barreras. Por esa razón se le ha dado prioridad a este aspecto en la política, y se viene trabajando en diferentes frentes.

La promoción del acceso al financiamiento se apoya en tres instrumentos: en primer lugar, los recursos de redescuento de las diferentes líneas de Bancóldex, cuyas colocaciones ascendieron a $3.9 billones en el 2008. La participación de las mipymes en los recursos de redescuento, viene ganando terreno; mientras que en el 2002 apenas representaban el 8 por ciento, en lo corrido de 2009 hasta abril, representaron el 66 por ciento de los recursos redescontados.

El segundo lugar, para la atención al sector microempresarial y, en especial a aquellos empresarios que por primera vez acceden a los recursos financieros del sector formal, el Gobierno Nacional impulsó la Banca de las Oportunidades. Su objetivo es aumentar la bancarización en el país y sustituir las fuentes informales, basadas en el agio, por los canales formales de financiación.

Desde su creación en agosto del 2006, esta entidad ha canalizado, con el apoyo de la banca comercial, $3.8 millones de créditos por un monto de $11.7 billones, con un crecimiento promedio del 39% entre agosto de 2006 y el 2008. Para el primer trimestre del presente año, los microcréditos otorgados ascendieron a $1.03 billones, para un total de 365.496 operaciones.

En tercer lugar y con el objetivo de apalancar el acceso al crédito al sector mipyme, el Gobierno Nacional ha fortalecido el sistema nacional de garantías, basado en dos entidades especializadas: el Fondo Nacional de Garantías y el Fondo Agropecuario de Garantías.

La acción del Fondo Nacional de Garantías ha logrado aumentar el número de empresarios mipymes que acceden al crédito, al brindarle al sistema financiero un mecanismo para compartir los riesgos de recuperación de cartera. Así, para el año 2008, el fondo garantizó más de 200 mil créditos, multiplicando por cuatro el número de préstamos garantizados en el 2002.

En cuanto al monto garantizado, este pasó de $0.89 billones en el 2002, a $5.2 billones en el 2008, con una tasa de crecimiento promedio anual del 34,1 por ciento. Para el presente año, en los cuatro primeros meses, se han garantizado créditos por un valor de $1.44 billones.

Además de los recursos financieros, el Ministerio ha gestionado ayudas de cofinanciación para apoyar la transformación productiva del sector, mediante la ejución de proyectos de desarrollo tecnológico en las mipymes. Desde su creación el Fomipyme ha cofinanciado proyectos de mipymes por valor de $138 mil millones, apoyando la implementación de 827 proyectos. Del monto total asignado al sector mipyme, $39 mil millones se destinaron a las pymes y $99 millones al sector microempresarial.

Durante los cuatro meses del presente año, el Ministerio ha cofinanciado 59 proyectos dirigidos a las mipymes, por un monto equivalente a $7.4 mil millones; de esos recursos, $2.2 mil millones se orientaron a las pymes y $5.2 mil millones a las microempresas.

Uno de los indicadores que muestran la incorporación de las nuevas tecnologías por los diferentes segmentos empresariales, es el uso de las tecnologías de la información. En este aspecto los últimos datos del Dane, muestran que las mipymes aún presentan un gran rezago, sobre todo en el segmento microempresarial.

En el segmento de la mediana empresa, el uso de las TIC ha logrado avances significativos. Así, el 99,8 por ciento de estas empresas usan computadores, el 99,1 por ciento tiene acceso a Internet en su empresa, y el 59,6 por ciento tiene presencia en la web. En el caso de la microempresa, estos porcentajes son muy reducidos y sólo el 13,2 por ciento hace uso de computadores, el 7,2 por ciento cuenta con Internet y el 1,9 por ciento tiene presencia en la web.

La pequeña empresa también muestra un buen nivel de penetración de las TIC en su actividad empresarial, con el 99,2 por ciento de las empresas en el uso de computadores y el 79,5 por ciento en el uso de Internet; pero en materia de presencia en la web se evidencia un gran rezago, y la participación apenas alcanza el 23 por ciento.

Como complemento a la estructura de financiación existente en el país, el Gobierno ha considerado necesario el desarrollo de otras instituciones más especializadas en los segmentos de empresas nacientes, o en etapas tempranas de desarrollo. Usualmente el sector financiero tradicional no destina recursos a estos segmentos por considerarlos de alto riesgo.

Actualmente el Gobierno trabaja en la creación de las condiciones para el desarrollo de fondos de capital de riesgo, y para la consolidación de los fondos privados de inversión. En el curso del año serán presentadas las iniciativas que repercutirán en mejores posibilidades de subsistencia para las empresas jóvenes del país.

El III Congreso Mipyme de las Américas que se realiaza los días 28 y 29 de mayo en Cali, permitirá evaluar e intercambiar los avances obtenidos en las políticas adoptadas para mejorar el entorno de crecimiento de las mipymes. Colombia, siendo anfitrión, tiene experiencias para mostrar y la mejor disposición para aprender de otros países. 

Siga bajando para encontrar más contenido