La Misión Cafetera presentó al Gobierno su documento final

El grupo de estudiosos, en cabeza del economista Juan José Echavarría, aboga por una mayor liberalización del mercado, mermar la intervención del gremio y su separación del Estado.

La Misión Cafetera presentó al Gobierno su documento final

Archivo Portafolio

La Misión Cafetera presentó al Gobierno su documento final

Finanzas
POR:
marzo 25 de 2015 - 01:19 a.m.
2015-03-25

En medio del más estricto sigilo, el economista Juan José Echavarría le entregó este martes al presidente, Juan Manuel Santos, el documento final de los resultados del trabajo de la llamada ‘Misión de estudios para la competitividad de la caficultura’.

En el informe, de 122 páginas, se hacen todo tipo de análisis de la realidad cafetera del país, en aspectos como costos de producción y competitividad, medioambiente y entorno social, la institucionalidad y los instrumentos de política cafetera.

“En síntesis, la importancia de Colombia viene disminuyendo en el mercado mundial del café, especialmente en el de arábigas y en el grupo de los arábigas lavados. Además, Colombia ha perdido participación en el valor de las importaciones de los tres mercados más importantes: Europa, EE.UU. y Japón", dice el reporte entregado.

ESTAS SON LAS DIEZ RECOMENDACIONES DE LA MISIÓN CAFETERA 

1. El café sigue representando una opción de vida. La demanda mundial de la bebida está creciendo, y el nivel de sofisticación de los cafés especiales ofrece nuevas posibilidades.

2. Solo una caficultura rentable erradicará la pobreza de las zonas cafeteras. Desde que se acabó el Pacto Cafetero la situación social parece haber dejado de progresar con la dinámica del pasado.

3. No hay una solución única en café. Aunque algunos producirán cafés especiales, otros diversificarán y un conjunto muy amplio tendrá que elevar la productividad y la rentabilidad.

4. Una caficultura rentable requiere de reforma institucional que promueva la competitividad. Es necesario que esta reforma se oriente a separar las funciones del Estado y del gremio.

5. El Estado debe financiar los bienes públicos (carreteras, riego) y diseñar la política cafetera. Por su parte, el gremio debe concentrarse en incrementar la competitividad del cultivo del café.

6. Es necesario eliminar intereses entre la regulación y las exportaciones y debe flexibilizarse la regulación de calidad de los envíos para promover la innovación y la competitividad.

7. La actividad comercial del Fondo del Café debería operar con incentivos similares a los del sector privado. Todos deben actuar en igualdad de condiciones.

8. Llevar las buenas prácticas agrícolas a los productores debe ser objetivo de la política cafetera. La investigación de Cenicafé y el servicio de extensión deben cumplir con este objetivo.

9. La garantía de compra debe mantenerse en lugares en los que se note una ‘falla de mercado’. Esta deberá proteger a los pequeños cuando haya pocos compradores.

10. Los mecanismos de estabilización de precios no son viables y el PIC no debe repetirse. Muchos países han tendido más bien hacia la liberalización de los precios internos.