Los misterios de Cristóbal Colón

Cristóbal Colón, un navegante de origen incierto cuya vida y obra fue controvertida en su época y en la posteridad, cambió la historia del mundo a finales del siglo XV, cuando descubrió América al frente de una flotilla castellana.

POR:
mayo 20 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-20

La biografía de Cristóbal Colón, de cuya muerte hoy se cumplen cinco siglos, está plagada de lagunas e incertidumbres que van desde su nacimiento hasta el paradero real de sus restos. Sobre el origen del Almirante se han hecho muchas cábalas, aunque la hipótesis más asentada es la que plantea que nació en Génova hacia 1450, y que en su juventud trabajó en el activo comercio genovés y se interesó en la navegación. En 1476, tras sobrevivir a un naufragio, llegó a Portugal. Allí residió nueve años, en los cuales realizó numerosos viajes y fue madurando su gran proyecto: viajar a Extremo Oriente por el oeste, por una ruta nueva a través del Atlántico. En 1480 contrajo matrimonio con una dama de la clase alta portuguesa, Felipa Monis de Perestrello, y en 1484 presentó su idea -la que llamó ‘la empresa de Indias’ - al rey Juan II de Portugal, que la rechazó. No se rindió. Empeñado en conseguir financiación para su empresa, en 1485, tras enviudar, viajó con su hijo Diego a la vecina Castilla y expuso su proyecto a los Reyes Católicos, la castellana Isabel y el aragonés Fernando, que en ese momento lo rechazaron. Los años siguientes fueron difíciles y tuvo que ganarse la vida vendiendo libros y mapas que él mismo dibujaba; aunque personas influyentes, como el Duque de Medinaceli, se interesaron por su idea. Hacia 1489 acudió al monasterio de La Rábida, al sureste de España, donde entró en contacto con fray Juan Pérez, quien había sido confesor de la reina Isabel y le ayudó a convencer a ésta del interés de su proyecto. Los reyes decidieron entonces financiar la empresa, que, sin embargo, tuvo que posponerse hasta completar la Reconquista de las tierras en poder de los musulmanes desde el siglo VIII y la expulsión de los judíos, hechos que se produjeron en los primeros meses de 1492. En abril de 1492 se firmaron las Capitulaciones de Santa Fe, en las que los monarcas nombraban a Colón Almirante, Virrey y Gobernador de todas los territorios que descubriera; y le otorgaban una serie de concesiones, entre ellas, el derecho a percibir la décima parte de todas las riquezas que hallase y de los beneficios del comercio en los límites del Almirantazgo. Los meses siguientes fueron intensos en preparativos, hasta que el 3 de agosto de 1492, Colón partió de España al mando de dos carabelas, la ‘Pinta’ y la ‘Niña’, y una nao, la ‘Santa María’, con una tripulación de un centenar de hombres. En el viaje del Descubrimiento no faltaron los incidentes, incluidos dos motines, que complicaron la travesía atlántica hasta que en la madrugada del 12 de octubre, Juan Rodríguez Bermejo, marinero que pasó a la historia con el sobrenombre de ‘Rodrigo de Triana’, dio la voz de ‘¡Tierra!’ EFE OTROS VIAJES Luego de su primer viaje, Colón realizó tres más, en los que ejerció la autoridad en los nuevos territorios con no muy buenos resultados. Los problemas con los indígenas -a quienes impuso elevados tributos y castigos- se iniciaron en el segundo viaje (1493-1496), cuando en La Española se encontró con que el Fuerte Navidad había sido arrasado. Las quejas sobre su gestión y el modo en que ejercía su autoridad entre los colonos españoles fueron tales que los reyes enviaron un comisario a poner orden. Como resultado, en su tercer viaje (1498-1500) Colón regresó a la península Ibérica encadenado, fue destituido del cargo de gobernador y se le suprimieron la mayoría de sus privilegios. Pruebas de ADN buscan esclarecer donde nació Las pruebas de ADN que realiza la Universidad de Granada podrían contribuir a aclarar alguno de los enigmas que rodean la vida de Cristóbal Colón, un personaje envuelto en el misterio, que él mismo y su familia alimentaron. Cinco siglos después de su muerte se ignoran datos clave de su biografía, como dónde y cuándo nació, dónde está enterrado, o de qué información disponía cuando emprendió el viaje al Nuevo Mundo. Para tratar de desenredar parte de la maraña, el Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Granada (España) trabaja desde hace años en los Estudios de Identificación de Cristóbal Colón, dirigidos por el profesor José Antonio Lorente. Este forense se ha convertido en una de las personas más buscadas por la prensa ante el V Centenario de la muerte del Almirante, uno de los pocos datos de su biografía sobre los que hay una certeza absoluta: Colón falleció el 20 de mayo de 1506 en Valladolid. Los análisis corresponden al ADN de los restos conservados en Sevilla, España, los supuestamente pertenecientes a Diego, uno de los dos hermanos conocidos de Colón, que estaban depositados en La Cartuja, y los atribuidos al Almirante y a su hijo natural Hernando, enterrados en la catedral. En 2004, el equipo presentó sus primeros resultados, que no descartaban que los restos de Sevilla correspondieran a Colón. También solicitaron permiso para analizar los de Santo Domingo -el otro lugar que disputa el honor de sitio de descanso de Colón-, pero las autoridades dominicanas lo denegaron cuando supieron que el objetivo era un estudio genético.

Siga bajando para encontrar más contenido