Moda: de vuelta a lo simple y a lo natural

Volver a lo simple y a lo natural en maquillaje, color y corte de pelo y vestuario es la tendencia que se impone. No significa verse ‘carilavada’ ni sin gracia. Todo lo contrario, la combinación de los tres ingredientes puede dar resultados sorprendentes.

POR:
abril 28 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-04-28

Atrás quedaron las cabelleras rojas y vino tinto y los accesorios recargados para darles paso a los rubios, dorados y marrones que se noten poco. Por lo menos así lo sostiene Martha Almarales, experta de L’oreal para quien la moda de hoy se inspira en la desnudez, las formas curvilíneas del cuerpo y la suavidad de la piel, resaltando su color. “Una mujer puede verse muy elegante y sensual y seguir siendo sencilla”. Así, la recomendación es el rubio para las mujeres de piel blanca perlada; el dorado para los tonos medios y para los bronceados, el marrón, el naranja y los de la gama del arcilla”. Las mechas deben hacerse en bloques y gruesas para que no haya contraste entre ellas y el color natural. La idea es que no se note donde empieza un color y donde termina el otro. “Ese es el reto de los peluqueros”, dice Almarales. LA TENDENCIA Para la temporada primavera-verano, un grupo de creadores de tendencias compuesto por psicólogos, sociólogos, antropólogos y arquitectos se inspiraron en tres elementos: el alabastro, el oro y el ámbar. “Todo para reflejar el contacto con la tierra y los elementos minerales”, añade la experta de L’oreal. El estilista Jorge Bueno agrega que en este momento se imponen los cabellos con bases claras, beiges y, en general, los colores limpios y glamurosos. “Eso incluye los rubios, dorados y todo lo natural: cafés, castaños, marrón, chocolate, caoba y, por supuesto, el negro. Lo mejor es hacer mechones en varios tonos para armonizar las tinturas”. En cuanto al corte, el peluquero, recomienda el tipo escarabajo: alto en la nuca y largo adelante. Para las mujeres que prefieran llevarlo largo recomienda las capas largas, en puntas, con capul o mechón de medio lado. Esto se resume en que van bien el mechón largo y atrás corto, y si el pelo es largo atrás el mechón debe ser corto. Por su parte, el estilista Antonio Cárdenas sostiene que no importa si los cabellos son medianos o largos, sino que se vean con con movimiento y ondas relajadas, inspiradas en el estilo de los años 50. UN TODO “Por lo general, los pelos de las mujeres de hoy son muy texturizados y por eso, se ven mejor con puntas largas, cortes asimétricos y no tan parejos. Y el color del pelo, es mucho más importante que el de la piel. Y por eso también hay que pensar en los tonos de la ropa. Para las blancas, vienen de moda el blanco, el dorado, el marfil y el bronce. Para los tonos medios, el amarillo, el bronce, el café y el oro”, dice Bueno. El maquillaje, es capítulo aparte: para los cabellos rubios y beige, este debe ser limpio y fresco, con bocas naturales. Para los ojos se aconsejan los colores café, crema, oro suave, beige y mucha pestañina. Los labios deben ser transparentes y carnudos. Y ojo, mejor no usar brillos. Para los tipos dorados se usa el lápiz marcado y los tonos de la gama del bronce en los ojos, así como los terracotas, el ámbar, el cobre, el chocolate y el naranja. Las bocas se ven bien con brillo. “Lo mejor es que las pieles no se vean muy maquilladas, sino delicadas y sensuales y que con cada corte de pelo se puedan hacer hasta cinco peinados”, concluye Cárdenas. Extremos y contrastes en las prendas En materia de vestuario y accesorios las tendencias son contradictorias. Lo primero es que debe primar la libertad. Por eso, se recomiendan las texturas livianas, delicadas y con mucho movimiento en tonos claros como el marfil y con caída natural. Pero, lo cierto es que esta temporada está marcada por dos tendencias. Según la diseñadora Beatriz Camacho, por un lado están en furor los tonos metalizados como el oro, el bronce y el plata. Y por otro, el negro, acompañado de colores fuertes primarios como el verde turquesa, esmeralda, el rojo rubí y todos los de las piedras preciosas. Las telas deben ser livianas con base de seda, nylon con caída o stretch. Se marcan los contrastes: “o se usan los pantalones muy estrechos o muy anchos y las faldas y chaquetas muy cortas o muy largas. No hay nada término medio”, sostiene. Las carteras deben ser exageradamente grandes en charol y cuero negro, con accesorios como collares largos de cadenas irregulares y perlas. EN ROPA DEPORTIVA Para la diseñadora Carmen Belissa las prendas ajustadas y acartonadas están pasadas de moda. Resultan mejor las sudaderas funcionales que permitan realizar con libertad las actividades deportivas o practicar yoga y meditación. “Hoy es muy común ver a las personalidades del cine, el modelaje y la televisión, a nivel internacional o nacional, de compras, en la peluquería o en el supermercado, con este tipo de sudaderas", agrega Carmen Belissa. En estas prendas la diferencia la hacen los materiales de alta tecnología y las fibras, que combinadas con el algodón dan como resultado telas livianas, suaves, frescas y flexibles. En cuanto a los colores, la diseñadora recomienda los tonos suaves y femeninos como el verde militar, el rosado, los azules, el verde menta, tierra y el negro. No deben faltar las chaquetas cortas y de capota.

Siga bajando para encontrar más contenido