Molesto se encuentra el Gobernador del Meta por vía Villavicencio-Bogotá planteada por el Mintransporte

"No es posible y no puedo aceptar que nos planteen esas soluciones, cuando tenemos una vía que en 90 minutos nos une con la capital. Siete horas es inaceptable", dijo Darío Vásquez.

POR:
julio 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-21

El Gobernador cuenta que se enteró por los medios de la intención del Gobierno nacional de 'inyectarle' unos cuantos miles de millones de pesos a una vía alterna a Villavicencio por el Sisga que, paradójicamente, aleja más a la capital del Meta de la capital del país.

Su molestia, y también su preocupación, son producto del caos generado por la emergencia de la vía al Llano que, como hace poco más de una década, cuando se anunció que su construcción era la solución final, sigue padeciendo las consecuencias de los derrumbes frecuentes.

Una decena de muertos en menos de dos meses, por lo menos 90 derrumbes en el mismo lapso, el fracaso económica de las festividades del Joropo y al menos 20.000 millones de pesos en pérdidas para la economía regional fueron suficientes para que el gobernador Vásquez llegara entre preocupado y molesto al
despacho del ministro Gallego.

¿La mejor propuesta?

Según explicó, su intención no solo era manifestarle su inconformismo por el manejo que se le está dando al tema sino hacerle comprender al Ministro que la mejor alternativa de solución a la emergencia vial del Llano, según él, es la doble calzada Cáqueza-Villavicencio.

Hay otras dos propuestas para comunicar la Orinoquia con el resto del país por tierra, cada una con sus peros.

El gobernador de Cundinamarca, Andrés González, dice que, de todas maneras, su administración le invertirá todos los esfuerzos a la vía del Guavio, con un recorrido de 276 kilómetros para llegar al Meta, que tardaría cinco horas; pues, dice, la del Sisga tardaría entre 7 y 8 horas.

Para el dirigente, lo importante es, en últimas, que se le dé una solución al problema de comunicación terrestre entre el Meta y Cundinamarca.

El que sí la tiene clara es el gobernador Vásquez, quien le recordó al ministro Gallego que desde hace una década Coviandes tiene los diseños de la doble calzada Cáqueza-Villavicencio, que no le genera problemas al actual trazado y, por el contrario, dice, solucionaría sus problemas.

"A esa nueva calzada habría que hacerle 14 túneles. En el evento en que haya una emergencia que implique cerrar la actual carretera esa se convierte en vía alterna de ida y vuelta", explica el Gobernador.

Como sea, para Vásquez la solución a la vía al Llano debe ser urgente y prioritaria pues, en solo tres días de cierre, las pérdidas suman 16.000 millones de pesos.

"En los próximos días sale la cosecha de arroz y del Meta saldrán 270.000 toneladas, es decir el 30 por ciento de la producción nacional y a eso hay que buscarle una salida. No podemos tener más perdidas y eso fue lo que le hice entender al Ministro", anotó.

Según contó el mismo Vásquez, la noche del jueves Gallego se comunicó con Coviandes y les dijo que tenían cuatro meses para hacerle una propuesta económica para iniciar la primera fase del proyecto. "Con esa decisión nos empezamos a sentir reconocidos por el Gobierno central", dijo satisfecho Vásquez.

Y anunció que el Ministro se comprometió a viajar al Meta el 30 de julio para hacer oficial al departamento y a la Orinoquia la construcción de la doble calzada a Villavicencio.

Mientras tanto, los 23.000 millones de pesos que autorizó el Gobierno Nacional se empezaron a invertir en la estabilización de taludes de la actual vía.

Otro medio billón La primera fase de la doble calzada de la que habla el Gobernador del Meta, compromete 30 kilómetros, iría entre Cáqueza y Guayabetal (Cundinamarca), y requiere que se le construyan 28 puentes entre viaductos y estructuras especiales, y 16 túneles.

El costo de la primera fase se estima en 510.000 millones de pesos.

La doble calzada en su totalidad, es decir en los 84 kilómetros que propone la Concesionaria Vial de los Andes (Coviandes), que administra la vía al Llano, tendría seis túneles falsos, 32 túneles cortos, 11 túneles medios, dos túneles largos, 53 puentes corrientes, 48 especiales y dos viaductos.

Hace dos meses, en una presentación que hizo en la Asamblea del Meta, Alberto Mariño, gerente de la concesionaria, explicó que la primera fase compromete 4 tramos en igual número de puntos críticos de la vía, los cuales están repartidos entre el Tablón-Puente Téllez; el paso urbano de Puente Quetame; la Quebrada Naranjal-Quebradablanca y el paso urbano por el municipio de Guayabetal.

Siga bajando para encontrar más contenido