El momento de avanzar

El momento de avanzar

POR:
octubre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-22

Nick Morgan Usted dirá adiós en varias ocasiones a medida que avance. Pese a sus intenciones, el legado que dejará será una mezcla de logros y fracasos. Cada despedida es una oportunidad de enmarcar su legado y el contexto de su transición en términos positivos y realistas. Cuando Tony Blair anunció su renuncia al liderazgo del partido Laborista, trató de enmarcar el legado que dejaba. Si bien tuvo éxitos loables, su período estuvo marcado por la participación británica en la invasión de Irak. El desafío era alentar a los oyentes a creer que su legado era más positivo. El caso de Blair ofrece valiosas lecciones. Debe existir comunicación personal entre líderes y seguidores. Se espera reconocimiento franco de lo que funcionó y no funcionó durante la permanencia en el cargo. He aquí la conclusión de Blair: “Agradezco al pueblo británico por las épocas en que tuve éxito y le pido disculpas por las épocas en que no cumplí”. Cuando usted le dice adiós a quienes lideró, su lenguaje debe ser real, humano y tener tono de diálogo. Cuando usted deja atrás un legado con altibajos, su audiencia tenderá a concentrarse en todos sus defectos. Usted no puede limitarse a omitir de su discurso lo negativo que ocurrió. Pero puede alentar a sus oyentes a ir más allá. En su discurso, Blair admitió que “no todas las grandes expectativas fueron cumplidas”, pero pidió a los oyentes ver un panorama más amplio. Los líderes empresariales deben definir, tanto los logros como las contrariedades de su legado. En gran medida, los éxitos y fracasos del líder han sido también los éxitos y fracasos de su equipo. Para que se sienta bien acerca de su liderazgo, el equipo necesita sentirse orgulloso de lo concretado durante su cargo y exige sentirse contento del lugar que ocupa.

Siga bajando para encontrar más contenido