Monomeros ganó seis veces más de lo que esperaba; ganancias se quedarán para apoyar más inversiones

Si bien las ganancias de Monómeros en el 2009 estuvieron un 13,6% por debajo de las del 2008, la cifra mayor de lo presupuestado ($3.544 millones), pese a inventarios 'tóxicos'.

Finanzas
POR:
marzo 25 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-25

Tales inventarios fueron generados por la crisis financiera mundial y una materia prima cara; no obstante, se dio una recuperación, los precios de las materias primas bajaron, se hizo un sacrificio para acompañar a los campesinos (también víctimas de la crisis) y salir de esos inventarios de fertilizantes y concentrados, y la final obtuvo unas utilidades de 26.051 millones de pesos.

La noticia adicional es que la Asamblea de Accionistas, reunida ayer en Barranquilla, decidió dejar ese dinero en un fondo de reserva financiera para seguir consolidando el liderazgo de la empresa en el mercado colombiano y darle músculo para que continúe sus inversiones.

El gerente general de la empresa, Daniel Barrientos, recordó que el 2008 concluyó en plena crisis económica, y todas las proyecciones indicaban que se iba a prolongar en el tiempo, pero se atenúo rápido, se lograron precios asequibles y eso se tradujo en precios competitivos en el mercado.

"Los resultados fueron altamente positivos con evolución dentro del negocio", dijo Barrientos y recordó que el 95 por ciento de las casi 556 mil toneladas de fertilizantes se venden dentro del país; y que el 65 por ciento de las 43 mil toneladas de fosfato tricálcico (para alimentación animal), van al mercado nacional.

A la final, se logró un aumento del 6 por ciento en toneladas de venta (fueron 686.437 toneladas incluyendo las 31 mil de caprolactama), aunque, por las anteriores razones, el valor de todo eso (es decir, casi 830 mil millones de pesos) representó una baja en dinero del 8 por ciento.

"Ese crecimiento del 6 por ciento está soportado, principalmente, en el incremento del 15 por ciento en la demanda de fertilizantes, con lo que mantuvimos el liderazgo en nutrición vegetal", explicó Barrientos.

En caprolactama (materia prima para producción de nailon), la producción durante el 2009 representó un aumento del 10 por ciento, y la mitad de eso, se quedó en el mercado nacional para uso de Enka y Vanylón, esta última en Barranquilla.

Las exportaciones totales de la empresa durante el año sumaron 54,66 millones de dólares (un poco más de 100 mil millones de pesos), teniendo como principales destinos a Brasil (16,59 por ciento),  Taiwán (7,79 por ciento), y Estados Unidos (5,49 por ciento). Venezuela apenas representa el 4 por ciento.

De allí a que Barrientos insista, una y otra vez, en identificar el accionar de Monómeros más con Barranquilla (y con Colombia en general) que con Venezuela, de donde es la propietaria Pequiven: "Nuestro lema de Monómeros siembra y Colombia cosecha, sintetiza todo eso", dijo.

En el 2009, se acometieron inversiones por 36.183 millones de pesos, donde tuvo que ver la conclusión de dos turbogeneradores de mayor eficiencia (se ahorrarán 3,5 millones de dólares por año en combustibles); y que para el 2010, las inversiones sumarán 28 mil millones de pesos representados en el reemplazo de equipos y mejoras en la operación.

También recordó que tan sólo dos personas (él y el gerente comercial, Leoncio Valerio), son venezolanos, porque el resto de los 2.200 empleados del complejo industrial en Barranquilla son locales.

Lo otro es que para evitar suspicacias, las obras de impacto social, cualquiera que sea, se están asumiendo en armonía con los proyectos que haya  desde las instancias locales del Estado (Gobernación y Alcaldía) y se presente, a través de esa misma institucionalidad, alguna solicitud para que Monómeros participe.