Monsanto está en el eje de líos antimonopolio en E.U.

Este viernes, en Des Moines (Iowa) los directivos de la compañía se verán con las autoridades de justicia para intentar resolver las quejas de las usuarios.

Finanzas
POR:
marzo 11 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-11

La multinacional estadounidense Monsanto, que ven de la mayoría de las semillas genéticamente modificadas (transgénicas) que se siembran en los Estados Unidos, es el centro de las investigaciones antimonopolio de las autoridades de ese país, informó en su edición de ayer el diario The Wall Street Journal.

Hoy, la empresa de St. Louis (Missouri), está siendo investigada por monopolizar su gestión y distribución de las semillas de soya resistentes al herbicida Roundup.

Según el periódico, Monsanto ha provocado las quejas de los agricultores y los productores de semillas que usan sus licencias, debido a que el precio de la bolsa de semilla (20 kilos) se ha cuadruplicado desde que empezó su negocio de licencias. Una compañías como Pioneer Hi-Bred (filial de DuPont) ha denunciado en varias ocasiones que Monsanto utiliza sus licencias para limitar la competitividad del sector.

Algunos productores de semillas temen que, cuando expiren las licencias de que disfrutan, tendrán problemas para utilizar versiones genéricas de los cultivos. En un movimiento que The Wall Street Journal califica de tilda de 'poco usual', las autoridades decidieron afrontar el problema convocando a cinco reuniones, en las que participarán competidoras de Monsanto, agricultores, políticos y activistas, y en las que públicamente se oirán las quejas en contra del gigante de la biotecnología.

El primero de esos encuentros, organizados por el Departamento de Agricultura, se celebrará hoy en la ciudad de Des Moines (Iowa), donde participará el secretario de Justicia, Eric Holder y uno de los vicepresidentes de Monsanto.

La compañía, que hace 14 años centró sus esfuerzos en las semillas transgénicas, emitió un comunicado en el que mostraba su interés por que se revise al sector agrario, para demostrar que la competencia está viva y sigue creciendo.

Monsanto, seleccionada por la revista Forbes como la empresa del 2009, ha conseguido que el 90 por ciento de la cosecha de soya de Estados Unidos y el 80 por ciento de la de maíz y algodón se cultiven con sus semillas transgénicas.