Motivación, la palabra clave para la Generación Y

Aproximaciones erróneas pueden ser la razón de que algunas empresas los vean como ‘grupo problema’.

Ahondar en los motivos por los cuales su trabajo es importante para una organización, pueden aumentar su sentido de pertenencia.

Archivo particular

Ahondar en los motivos por los cuales su trabajo es importante para una organización, pueden aumentar su sentido de pertenencia.

Finanzas
POR:
agosto 10 de 2013 - 01:09 a.m.
2013-08-10

Aunque algunos estudios identifican a la generación Y (los jóvenes nacidos en la década de los 80) como flojos, egocéntricos y facilistas, parece que la visión es resultado de un enfoque equivocado. De acuerdo con un sondeo realizado por Leadership IQ, al 87 por ciento de las personas pertenecientes a este grupo de edad les molesta trabajar con personas con bajo desempeño tanto como a sus pares de mayor trayectoria.

Entonces, ¿cuál sería la diferencia entre tener un grupo con buenos rendimientos y otro mediocre de esta generación? De acuerdo con Mark Murphy, director y CEO de la firma que hizo el estudio, en la Generación Y el punto de quiebre lo marca la capacidad de los directivos para motivarlos, un secreto que puede impulsar su productividad.

De esta manera, detalles como ahondar más en los motivos por los cuales su trabajo es importante para una organización, pueden incrementar su sentido de pertenencia hacia la empresa y hacerlos dar todo de sí.

Además, otorgar beneficios asociados a su trabajo también es importante para estas personas-

“Las generaciones mayores pueden haber sido criadas para creer ‘que se llama trabajo por una razón’, pero la generación Y creció queriendo un tipo diferente de experiencia laboral”, señala el directivo, a la vez que subraya que el sentido de comunidad, hacerlos ver que hacen parte de algo más, puede incrementar sus deseos de permanecer en una compañía durante más tiempo.

Es así como Murphy propone un cambio en los estándares de los directivos de una organización, de modo que aprendan a relacionarse de manera distinta a esta generación. “La generación de líderes mayores puede salvarse a sí misma de una gran frustración tomándose el tiempo para entender mejor a las generaciones más jóvenes y lo que quieren en el trabajo”, asegura.