La muerte ronda

La muerte ronda

POR:
julio 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-30

Justo después de que el Presidente de la República sancionara la nueva ley que aumenta los límites de velocidad en las carreteras, la inseguridad vial pareciera estar en pleno apogeo. Así lo demuestran casos dramáticos como el accidente en cercanías de Barrancabermeja o el triste final de las dos parejas barranquilleras, cuyo vehículo chocó con un bus en la vía a Cartagena en el fin de semana. Pero ejemplos de muertes absurdas abundan todos los días en un país en donde la infraestructura deja qué desear y la prudencia de los conductores brilla por su ausencia.

Todo lo anterior se complementa con un parque automotor en plena expansión, tanto de vehículos de cuatro como de dos ruedas. Y aunque lo normal en estos casos es que se eleven las voces que piden más controles policiales, lo cierto es que no hay mucho que hacer si el respeto a las normas no existe. Aparte de que los recursos de las autoridades son limitados, la experiencia demuestra que las campañas educativas dan réditos más altos que la represión. Eso, más que los límites de velocidad que no se cumplen, permitiría enseñarle a la muerte la señal de pare.

Siga bajando para encontrar más contenido