Mujeres activistas de Colombia exhortan a Congreso de E.U. a rechazar TLC

Según denunciaron, persiste un clima hostil contra los sindicatos y el pacto agravará la "feminización de la pobreza".

POR:
mayo 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-09

En entrevista con Efe, tres mujeres activistas, que promueven la campaña "Comercio con justicia: mis derechos no se negocian", afirmaron que el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia agravará la situación de derechos humanos y laborales, que golpea con especial dureza a las mujeres.

Según indicaron, 55 de cada 100 colombianas viven en la pobreza y 14 de ellas son cabezas de familia. Además, una gran parte de las mujeres integran la economía sumergida o subsisten con magros salarios.

Agregaron que la realidad que muestra el Gobierno de Colombia a los legisladores estadounidenses que hacen peregrinaje a Medellín o Bogotá es una "realidad incompleta", y es lo que transmitieron durante sus 28 reuniones en el Capitolio desde el lunes pasado.

Clara Gómez, miembro de la Escuela Nacional Sindical; Aura Rodríguez, directora ejecutiva de la organización no gubernamental Corporación Cactus; y Virgelina Chará, una mujer negra que representa a Asomujer y Trabajo, presentaron las quejas sobre el impacto del TLC en la economía y en la sociedad civil.

Afirmaron que sus vidas corren peligro por hacer estas denuncias, pero urgieron el rechazo del TLC también durante una reunión hoy con asesores de varios congresistas auspiciada por Oxfam America y la Oficina de Washington para América Latina.

En un tenso intercambio, sus argumentos sobre la asimetría del TLC fueron refutados por el diputado del Valle del Cauca Christián Garcés.

Más adelante, en declaraciones a Efe, Garcés dijo que el TLC es "un esquema mucho mejor que estarle pidiendo a E.U. dinero y otros tipos de ayuda... todas las empresas, pequeñas, grandes o medianas, están buscando competir con las norteamericanas".

"Colombia es un país violento y con mucha pobreza, pero un TLC va a atraer más inversiones a nuestro país, que generen puestos de trabajo. Ese es el camino", enfatizó Garcés.

El diputado aseguró que "la guerrilla y el paramilitarismo existen por la pobreza que hay en las áreas rurales" y ellos se "beneficiarían del rechazo del TLC".

La campaña de las mujeres es diametralmente opuesta a la que mantiene el Gobierno colombiano, respaldado por Washington y el sector empresarial de ambos países, a favor del TLC suscrito en noviembre de 2006.

En cada visita a Washington, funcionarios de alto rango de Colombia han destacado, sobre todo, la reducción de los homicidios y secuestros y mejoras al clima de seguridad en ese país.

En medio del debate los demócratas se mantienen irreductibles en su idea de congelar indefinidamente la votación del TLC.

"La campaña la impulsamos 36 organizaciones porque creemos que el TLC agudizará el conflicto armado, la feminización de la pobreza y la vulneración de los derechos", explicó Gómez.

Según las activistas, entre enero y abril pasados, 24 sindicalistas fueron asesinados, hubo cuatro desaparecidos y un intento de asesinato y esa es "una realidad que no se puede tapar".

Rodríguez rechazó las acusaciones del Gobierno colombiano de que las ONG realizan una campaña de falsedades. "No estamos inventando nada, los argumentos en contra (del TLC) también son reales y son verificables", afirmó.

Chará, que dijo ser víctima en tres ocasiones del desplazamiento interno causado por el conflicto armado, advirtió de que aprobar el TLC "sería ratificar todo tipo de violación de los derechos humanos".

Siga bajando para encontrar más contenido