Mujeres: aún faltan conquistas laborales

A pesar de que los avances en temas de igualdad de género son evidentes y cada vez hay más políticas y prácticas a favor de las mujeres, ellas todavía se perciben en desventaja con los hombres en el entorno laboral.

POR:
marzo 08 de 2014 - 02:00 a.m.
2014-03-08

Para muchas mujeres, la época del conformismo quedó atrás y este dio paso a una actitud exigente y crítica, donde los límites los ponen ellas. Sin embargo, su aspiración de tener cargos de liderazgo o mayores responsabilidades se encuentra con una realidad distinta: El 65 por ciento de los cargos de liderazgo senior entre las empresas evaluadas es ocupado por hombres y solo un 11 por ciento de los de dirección general están en manos de una mujer. Ahora bien, se podría esperar que la percepción de las mujeres frente a otros aspectos que hacen que ambiente laboral de las empresas en las que trabajan, sea coincidente con la de los hombres.

Sin embargo, el análisis efectuado por Great Place to Work® revela que las mujeres profesionales tienen una apreciación significativamente más baja, si se compara con su contraparte masculina; esto responde naturalmente a una mirada más aguda, más rigurosa y quizás menos cándida que la de las colaboradoras que no han adquirido un título profesional. ¿Existen coincidencias? Sí, tanto las mujeres profesionales como las que no lo son sienten que no reciben todo el apoyo que esperan por parte de sus compañeros y que su contribución o posicionamiento no es suficientemente importante o no se hace tan visible.

¿Cuáles son los principales cuestionamientos de las mujeres profesionales?

Así como la participación de las mujeres en el trabajo ha crecido de forma muy significativa, también la insatisfacción, porque creen que esto les ha representado un mayor costo en su vida personal.

Eso se refleja en que su percepción positiva sobre la capacidad de conciliar su vida personal con la laboral es, en promedio, 7,3 puntos porcentuales más baja que la de los hombres.

Esto podría estar explicado en las exigencias propias de la maternidad o de su rol como formadoras, el cuidado personal o el peso de la tradición que todavía le deja más labores domésticas a su cargo. A este respecto no hay que perder de vista que cada vez son más las mujeres que han debido asumir toda la responsabilidad en su unidad familiar. Las iniciativas organizacionales más frecuentes a este respecto, para contrarrestar esta perspectiva, son los horarios flexibles, el trabajo de medio tiempo, el trabajo desde la casa, una mejor coordinación de las tareas y las personas, y recursos técnicos que faciliten las labores.

EL DESAFÍO PARA ELLAS

Las mujeres profesionales muestran un mayor grado de insatisfacción que los hombres profesionales frente a la coordinación de las personas y las labores en sus lugares de trabajo; la percepción favorable de las mujeres a este respecto es, en promedio, 11,2 por ciento más baja que la de ellos.

Esto tiene mucho que ver no solo con una mayor sensibilidad al eficiente manejo del tiempo, sino porque ha ido ganando confianza en sus capacidades y competencias, que les llevan a sentirse más seguras para concebir y exigir mejores formas de hacer las cosas.

No debe extrañar entonces que las cifras muestren como siguen percibiendo iniquidad de género. Su percepción positiva es, en promedio, 9,1 puntos porcentuales más baja que la de los hombres.

El contexto histórico que alude una desigualdad entre géneros marcada, desde las posibilidades de participación política hasta posiciones relegadas por dependencia económica, podría seguir impactando las posiciones que hoy en día asumen las mujeres.

Sin embargo, no se debe desconocer que el mercado laboral sigue siendo riguroso con ellas (¡todavía les preguntan en las entrevistas de trabajo si piensan tener hijos!) y las excluye con rapidez.

El reto está planteado: cerrar la brecha en aspectos como la equidad en la remuneración, favoritismo, oportunidades para recibir un reconocimiento especial y mayor autonomía, para seguir abonando a una nación más equitativa.

Sin tener que entrar en el terreno de la discriminación positiva, es evidente que los líderes empresariales deben tener muy presente esta realidad para promover la instrumentación de iniciativas que mitiguen las razones objetivas y subjetivas que motivan dicha desigualdad.

No hay razón alguna para creer que esto será siempre y las mejores empresas para trabajar en Colombia así lo demuestran.

LOS PUESTOS EN DONDE SON PREFERIDAS

La firma consultora en temas de recursos humanos Michael Page resalta que las empresas suelen preferir mujeres para áreas de recursos humanos o para liderar la operación comercial, Esto especialmente por la afinidad con los clientes, el carisma, la insistencia y perseverancia para cerrar negocios. En áreas financieras Algo similar ocurre en el campo financiero por su capacidad de organización, foco al detalle y honestidad, según resalta un vocero de la consultora.

En cambio en las compañías petroleras su presencia es menos frecuente debido a las condiciones rudas de trabajo, los ambientes laborales pesados y los largos horarios de trabajo.

Great Place to Work® Colombia

Siga bajando para encontrar más contenido