Mujeres italianas prefieren trabajar en vez de tener hijos, por alto costo de vida en ese país

Las familias de Italia tienen en promedio 1,32 hijos, el nivel más bajo de la Unión Europea, después del 1,27 de Polonia, según las estadísticas más recientes de la UE.

POR:
julio 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-09

Solo uno de cada tres niños italianos es aceptado en una guardería pública, que puede costar más de 500 euros al mes, de acuerdo con el grupo de presión de consumidores Cittadinanza Attiva.

Como los salarios italianos son de los más bajos del mundo industrializado, incluso algunas mujeres que califican para la guardería no pueden pagarla. Los sueldos son un 20 por ciento inferiores que el promedio en los 30 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, de acuerdo con un informe del 3 de julio.

"Hay demasiadas mujeres en casa y demasiadas cunas vacías'', dijo Emma Marcegaglia, primera directora de Confindustria, el mayor grupo de presión empresarial de Italia, fundado hace 100 años. Marcegaglia, que maneja el negocio de su familia, tuvo su único hijo cuando tenía 38 años.

Italia tiene el segundo nivel de fertilidad más bajo de la Unión Europea y el menor nivel de empleo femenino. Esa combinación deja a ese país con una escasez de trabajadores para pagar el sistema de pensiones más costoso de la Unión Europea, asunto que el nuevo primer ministro Silvio Berlusconi dice que planea componer.

Berlusconi, que ha nombrado un número récord de cuatro mujeres a su gabinete de 12 miembros, prometió durante su campaña en abril pagar 1.000 euros (US$1.570) a las parejas que tengan su primer hijo y abrir guarderías en los centros de trabajo.

No obstante, el plan presupuestario de tres años presentado este mes no incluye financiación para estas iniciativas.

Pensarlo dos veces

"El coste de la vida es la mayor preocupación de los italianos, y hace a las parejas jóvenes pensar dos veces sobre formar su propia familia'', dijo en una entrevista telefónica Antonio Noto, director de la encuestadora de Roma IPR Marketing.

Con excepción de Malta, Italia tiene la proporción más baja de mujeres que trabajan en la UE: el 47 por ciento. En Dinamarca, el 73 por ciento de las mujeres trabajan; en Francia, el 57,5 por ciento. El desempleo entre las italianas fue del 9 por ciento en el primer trimestre, casi el doble de la tasa de desempleo entre los varones.

Los números podrían empeorar con la desaceleración económica y el desempleo. El Gobierno pronostica que la economía crecerá menos del 0,5 por ciento este año; el desempleo del primer trimestre, 6,5 por ciento, fue el más elevado en 18 meses.

Italia, el país más endeudado de Europa, gastó alrededor del 15 por ciento del producto interno bruto el año pasado en pensiones, el nivel más elevado de la Unión Europea.

Ya hay muertes que nacimientos, y la población de más de 65 años de edad casi se duplicará a 20,3 millones en 2051, según la oficina nacional de estadísticas. Se espera que la población económicamente activa de entre 15 y 64 años se contraiga al 54 por ciento desde el 66 por ciento en 2007.

Apoyo francés

En cambio, Francia ofrece varias opciones para que las madres sigan trabajando, con lo que la tasa de natalidad ha aumentado. El Gobierno ofrece subsidios para cuidadoras de hasta 428 euros al mes, así como descuentos en las tarifas de trenes, créditos fiscales, exámenes pediátricos gratuitos para los niños de menos de 3 años, horas de trabajo flexibles y hasta 800 euros por cada recién nacido.

Los incentivos fiscales aumentan por cada hijo sucesivo. Las francesas tienen ahora 2 hijos en promedio, la tasa más alta de Europa, en comparación con 1,78 hace diez años.

Siga bajando para encontrar más contenido