Multinacionales deben dinero de regalías a departamentos

Cerromatoso le debe a Córdoba 24 mil millones de pesos que, por la demora, ya va en 32 mil millones.

Archivo Portafolio.co

Petróleo

Archivo Portafolio.co

Finanzas
POR:
junio 07 de 2011 - 01:34 a.m.
2011-06-07

 

Contraloría encontró irregularidades en Drummond.

Colombia no solo es el país de América Latina que recibe menos ingresos por concepto de regalías e impuestos del sector minero.

Es, además, en el que las compañías explotadoras liquidan menos de lo que deben pagar por sacar los recursos naturales y, en ocasiones, hasta se dan el lujo de demorarse en los desembolsos.

Todo obedece, según la Contraloría General, a que Ingeominas no hace una adecuada fiscalización del asunto.

Lo cierto es que en una investigación que el órgano de control hizo a 10 contratos mineros de años anteriores, se encontró un posible detrimento patrimonial por 400.000 millones de pesos, debido a la mala liquidación o al no pago de las regalías.

En su informe, sin embargo, la Contraloría señala que “la información proveniente de los titulares mineros en el tema de las regalías es, en un alto porcentaje, de buena fe, pues Ingeominas no cuenta con elementos suficientes para controvertir o rechazar las liquidaciones de producción que reportan los titulares”.

“Ahí comienza el desangre”, indica el representante a la Cámara David Barguil, quien mañana realizará un debate de control político a Ingeominas, por esta falla.

“Ingeominas fracasó en materia de liquidación de regalías.

Las multinacionales presentan una autodeclaración, que recibe un funcionario y la guarda. Lo que dicen las multinacionales es palabra de Dios”, alerta el congresista.

Un caso concreto es el de Cerro Matoso. Según Barguil, le adeuda a Córdoba 24 mil millones de pesos que, por la mora, ya van en 32 mil millones.

Al respecto, la compañía le dijo a EL TIEMPO que “Cerromatoso está en conversaciones con Ingeominas para encontrar una solución a los hallazgos de BDO (firma española de auditoría contratada por la Contraloría) sobre el pago de las regalías correspondientes al período 2004-2008. Aunque ha habido avances en las conversaciones entre las partes, aún no se ha llegado a un acuerdo definitivo”.

En sus investigaciones, la Contraloría ha encontrado situaciones similares en la Drummond, Tolcemento y Concrecem S.A.

Los hallazgos en los tres casos son los mismos: afectación del cálculo de regalías o no pago de éstas.

En bandeja de plata

A lo largo de los años, el país ha tenido recursos, pero de la misma manera los ha entregado en bandeja de plata.

Para Amilkar Acosta, ex congresista y consultor en temas mineros, “Colombia no negocia muy bien el pago de los recursos naturales”.

Prueba de ello es el oro, que, aunque tenga el precio por las nubes, lo que automáticamente genera más utilidades para las compañías explotadoras, las regalías se mantienen en 4 por ciento.

“Resulta inconcebible que, mientras el charquero de Manaure en La Guajira paga el 12 por ciento por la sal que extrae, la multinacional Greystar, que busca explotar oro en Colombia, solo pagaría el 4 por ciento en regalías por el más precioso de los minerales”, indica Acosta.

Las gabelas tributarias del sector minero son otras de las venas rotas. Según cifras de Acosta, en el 2009 el país recibió 6,5 billones de pesos en regalías directas, pero por un solo beneficio tributario, el de la deducción en el impuesto de renta por invertir en maquinaria, las compañías mineras se ahorraron 3,5 billones.

A reformar la fiscalización

La propuesta del representante David Barguil, para ponerle más ‘garras’ a la fiscalización de las regalías, es darle esta facultad a la Dian.

“Que esta entidad, que tiene todas las herramientas en materia de información de exportaciones y cruce de datos, tenga potestad para vigilar e imponer multas, sanciones y cobrar intereses por la incorrecta declaración y el no pago de regalías”.

De esta forma, y a decir del congresista, el 2 por ciento de los recursos que en el proyecto de acto legislativo que reforma las regalías se destina a la fiscalización, tendría que pasar a fortalecer a la Dian, para que pueda crear una subdirección especial dedicada a esto, según la propuesta de Barguil.

Martha Morales Manchego

Redactora de EL TIEMPO