Multitudinario recibimiento a cabo William Pérez en Riohacha

Automóviles, motocicletas y gente de a pie salió a las calles para darle la bienvenida al soldado guajiro que estuvo 10 años en poder de las Farc.

POR:
julio 06 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-06

Con una multitudinaria caravana, los guajiros celebraron ayer el regreso a casa del cabo primero del Ejército, William Humberto Pérez Medina, que estuvo 10 años y cuatro meses en poder de las Farc y fue liberado el pasado miércoles junto con otros 14 secuestrados, entre ellos, Ingrid Betancourt, de quien fue su enfermero en los últimos años.

El cabo Pérez llegó al aeropuerto Almirante Padilla de Riohacha, su tierra natal, a las 11:30 de la mañana en un vuelo comercial, procedente de Bogotá, en compañía de su madre, Carmen Medina, y de algunos de sus hermanos. Ya en la pista, los soldados del batallón Cartagena le hicieron una calle de honor, mientras que familiares, amigos y conocidos lo abrazaban y le daban la bienvenida a la libertad.

El trayecto del aeropuerto hasta su residencia, en el barrio Cooperativo, que normalmente se hace en cinco minutos, se demoró cerca de dos horas. A bordo del camión de bomberos voluntarios, el cabo Pérez, que vestía suéter azul, bluyín y tenis, hizo el recorrido por las principales calles de Riohacha, a donde automóviles, motocicletas y gente de a pie se volcaron para recibirlo con aplausos, banderas y pañuelos blancos.

En el barrio Cooperativo, sus vecinos lo esperaban con pancartas en las se leían mensajes como: "Bienvenido al seno de tu familia", "El Cooperativo te recibe con los brazos abiertos", "tu libertad es el mejor regalo que has recibido, felicidades".

"Estoy sorprendido y muy orgulloso de todo el pueblo guajiro, de la solidaridad, la gente en las calles, me siento muy contento por eso", dijo el cabo Pérez y pidió que le permitieran estar unos minutos a solas con su familia, con quienes apenas ha podido hablar. 

La sala de su casa estaba decorada con globos y serpentinas, y en una mesa estaban un pastel y dos botellas de champaña. Pero no hubo tiempo de brindar. Después de un corto saludo con sus hermanos, tíos y sobrinos, William agradeció el efusivo recibimiento y se encerró en una habitación para descansar.

Aunque su madre Carmen y sus hermanos viajaron el  pasado jueves a Bogotá para reencontrarse con él, solo han podido estar juntos pocos minutos. "Ese día llegamos a la 1:45 de la tarde y vimos a William a las 3:00.  Estuvimos con él como 20 minutos porque se los llevaban a cada rato para hacerle exámenes. Al día siguiente, lo vimos otros 20 minutos y no lo volvimos a ver más hasta hoy", contó doña Carmen, quien durante todos estos años no perdió la esperanza de ver regresar a su hijo.

El cabo Pérez, de 33 años, fue secuestrado el 3 de marzo de 1998 en la toma a la base de El Billar (Caquetá). Durante su cautiverio murió su padre, Pedro Pérez, de un infarto, y el pasado viernes, a tan solo 48 horas de estar en libertad también falleció su abuelo materno, Anselmo Medina, quien no alcanzó a reencontrarse con él tras su rescate. Ayer encontró 14 sobrinos que no conocía porque nacieron en su cautiverio.

PAOLA BENJUMEA BRITO

Especial para EL TIEMPO

RIOHACHA


 

Siga bajando para encontrar más contenido