Un mundo de beneficios

Desde el 2003, el país ha vivido un cambio sustancial en la forma de dimensionar los epicentros de la actividad comercial, pasando de los tradicionales centros comerciales a los centros empresariales, estructuras para la atención y desarrollo del mundo de los negocios y la industria turística, hotelera y comercial del país.

POR:
noviembre 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-25

Esto ha llevado a que hoy se contabilicen más de 300 centros comerciales en todo el país, ubicándose, en gran medida, en ciudades como Medellín, Cali, Cartagena, Pereira, Barranquilla y Bogotá. En los últimos 10 años esta constante se ha extendido a las ciudades intermedias, dando respuesta a las exigencias del ámbito de los negocios del siglo XXI, con construcciones que van de la mano de las tecnologías medioambientales, minimizando al máximo, el daño o desgaste de los recursos naturales. Para Ernesto Estefan, gerente general de Contempo: "el futuro del comercio empresarial inmobiliario apunta a concebir la finca raíz y la propiedad como un activo subyacente. Una inversión a largo plazo. “Nuestra filosofía va desde el diseño hasta la puesta en marcha y la operación durante la vida útil del inmueble. Concibiendo propiedades eficientes desde el punto de vista energético, del consumo de agua y de los recursos naturales no renovables; inmuebles con proyección y no para rotar capital simplemente". Auge que no se agota En Colombia, como en la mayoría de los mercados de finca raíz del mundo, se está viviendo una etapa de desarrollo que busca satisfacer las necesidades emergentes del mercado. “Como en muchos aspectos, la construcción de complejos empresariales y comerciales es la que marca las tendencias en el sector y, luego, el país sigue esos paradigmas”, dice Aurora Turriago, directora de Investigación de Mercados de Colliers Internacional. El atractivo de un establecimiento comercial –continuó Turriago– es la facilidad para realizar diversas actividades en él y tener más tiempo libre. La tendencia es ‘tener todo en un solo lugar’. No obstante, el buen movimiento de estos complejos comerciales, para el gerente de Contempo, la crisis internacional podría llegar a Colombia. “La baja en la economía estadounidense nos golpeará disminuyendo la demanda inmobiliaria, con lo que tendremos una recesión”, añadió Estefan. Bogotá, líder latinoamericano La ubicación geográfica y el tema de la Seguridad Nacional han mejorado la imagen del país en el exterior, factores que incrementan la inversión extranjera llegando a cifras históricas en instalación de sucursales y sedes de multinacionales y grandes compañías. Nicolás Llano Muñoz, gerente de Mercadeo del Grupo Roble, dice que estos factores son el ‘motor’ para que multinacionales que se habían alejado, o que no tenían operación aquí, amplíen sus plantas y operaciones, y para que las compañías nacionales emprendan procesos de crecimiento. ¿Y EN EL PAÍS? Bogotá es líder en este tipo de complejos empresariales con más de 15 años diseñando e implementando en ellos los últimos avances tecnológicos y de construcción. Diferentes ciudades del país se han dejado impactar por el nuevo concepto integrando en su visual urbanística, establecimientos mixtos en los que se unen una serie de componentes comerciales ampliando las posibilidades de encontrar en un solo lugar, productos, servicios de hotelería y turismo; oficinas y sedes de compañías, comercio, vitrinas y diversión. En la dinámica del progreso y la modernidad se han matriculado Medellín, Cali, Cartagena, Pereira y Barranquilla, generando proyectos de gran envergadura y calado para el comercio y desarrollo de los sectores propios de cada región. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido